Nacional

Rumano se pega fuego, alegando mala suerte

* Había recogido dinero para el pasaje de vuelta de él y su familia a su país, pero lo estafaron

EFE
Un hombre de nacionalidad rumana se encuentra en situación clínica muy grave, con quemaduras en el 70% de su cuerpo, tras prenderse fuego ayer “a lo bonzo”, frente a un edificio oficial en la ciudad española de Castellón (este), para denunciar la precaria situación económica en la que se encuentra su familia.
Según explicaron a EFE testigos presenciales, el sujeto, de entre cuarenta y cincuenta años, se roció la mañana del martes con la gasolina que portaba en una botella de plástico.
Tras varios minutos amenazando con prenderse fuego y pese a los esfuerzos de disuadirle de su mujer y de otros dos familiares, el hombre utilizó un mechero para encender la gasolina.
Inmediatamente, dos agentes de la Guardia Civil intentaron quitarle las ropas y sofocaron el fuego.
A los pocos minutos acudió una ambulancia y fue trasladado a un centro hospitalario, donde se encuentra en estado muy grave, en la Unidad de Grandes Quemados, con lesiones en el 70 por ciento de su cuerpo.
La mujer del rumano explicó a los medios de comunicación que su marido, su hija y su nieto habían venido a España para trabajar y habían sido estafados tanto en el trabajo como en la casa en la que supuestamente iban a vivir.
La hija del infortunado señaló que su padre estaba “desesperado” por la situación que atraviesan en España, donde viven desde hace poco más de tres meses.
Según explicó, su familia quiere regresar a Rumania y para ello necesitan que alguien les preste cerca de cuatrocientos euros (544 dólares) para pagar los billetes, un dinero que ellos se comprometen a devolver.
Tras no encontrar el empleo prometido al llegar a España, la familia logró reunir el dinero suficiente para poder comprar los boletos de vuelta a su país, pero fueron objeto de una estafa, por lo que, según la joven, ahora ya no confían en nadie y piden ayuda a las autoridades españolas para solucionar su situación.