Nacional

Río Coco podría resultar arrasado

* Llaman a todo el que pueda colaborar, principalmente con agua embotellada, debido a que pozos resultaron contaminados * Si lluvias persisten, Puerto Cabezas y otras regiones podrían quedar incomunicadas, y único acceso sería por aire

El sistema de alerta temprana existente en las regiones afectadas por el huracán “Félix”, fue calificado como excelente por las organizaciones miembros de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo (MNGR), la Red Esfera y la Asociación Conjunta de Iglesias (ACT), sin embargo, reconocieron que la falta de cooperación de las personas afectadas es sin duda el mayor inconveniente con el cual se encontraron.
De acuerdo con las organizaciones, pese al llamado que se hizo, muchas personas comenzaron a salir de sus hogares hacia los refugios hasta que habían empezado el viento y las lluvias, lo que aumentó el riesgo de pérdida de vidas.

Necesidad primaria: agua
La necesidad inmediata de las personas que están en los albergues es agua, pues informaron que se cuenta con alimentos para quince días.
“Nos preocupa mucho y pedimos encarecidamente se dé importancia al agua en este momento, tomando en cuenta que la mayoría de las personas se abastece de pozos cuya agua no estará apta para consumo, pues tiene sedimentos y se mezcla con los residuos de las letrinas”, afirmaron.
También hicieron un llamado para que las autoridades proporcionen, además de atención médica, atención sicológica para estas personas.

Ayuda va
Martha Lorena Mora, del organismo de cooperación Oxfam Internacional, declaró que ya han comenzado a trabajar con sus contrapartes en Nicaragua a fin de hacer efectiva la cooperación.
“Trabajaremos en dos etapas, la primera que estamos ejecutando ahora, por medio de la cual se está proporcionando combustible, víveres y agua, y posterior al evento una etapa de rehabilitación, porque debemos encontrar a través de esta situación la posibilidad de transformar las condiciones de vida de los habitantes de la Costa Atlántica de forma integral”, destacó Mora.

Preocupación por río Coco
El doctor Francisco Gutiérrez, de Acción Médica Cristiana (AMC), manifestó que hay una seria preocupación por las comunidades adyacentes al río Coco, sobre todo las que se encuentran asentadas en la parte baja del mismo, como Kum, Kruskutara, Living Krik, Sawa y Andrés, pues en todas ellas los planes de evacuación están dirigidos para que se asienten en albergues ubicados en el llano, pero de continuar “Félix” con la misma trayectoria, el llano sería arrasado.
“No hemos logrado comunicación con los cuatro centros de refugio que tienen capacidad de albergar a mil personas, aunque si nuestros cálculos son acertados, en el territorio serán afectadas alrededor de ocho mil personas”, dijo el doctor Gutiérrez.
Gutiérrez manifestó que en estos momentos la situación más seria se está dando con el río Wawa, que con poca lluvia tiende a desbordarse, lo cual dejaría incomunicados por la vía terrestre al Atlántico y el Pacífico de Nicaragua.
“Si continúan los ríos creciendo de esta forma por la lluvia, en pocas horas podríamos tener acceso a las comunidades y al mismo Bilwi sólo vía aérea, pues los puentes están débiles y el río Coco está demasiado caudaloso, arrastrando mucho sedimento y árboles”, dijo.

“Félix” tumba Uraccan
Las autoridades de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan), realizaron un llamado urgente a la población para que envíe frazadas, agua y alimentos enlatados para las personas damnificadas de Bilwi.
Claribel Castillo, Vicerrectora de la Uraccan, expresó que en la universidad se encuentran albergando a más de 500 personas, sin embargo, el edificio de esta institución sufrió daños en un 80%, además de colapsar los tanques de agua.
“Se suponía que éste era un edificio seguro, pero la situación ha empeorado”, expresó Castillo, quien recordó que no cuentan ni con energía eléctrica, ni agua, ni teléfono.
Otra de las grandes necesidades es el abastecimiento de combustible, ya que se necesita entrar en zonas que no pudieron ser evacuadas --precisamente por falta de combustible--, como Río Coco arriba y Río Coco abajo.

En una reunión de organismos donantes, entre los que se cuentan OPS, Unicef, CRS, Save the Children Noruega, Canadá y USA, Oxfam Internacional, Agencia de Cooperación Sueca (Cosude), con algunos representantes de instituciones del Estado, como el Ministerio de Salud (Minsa) y el Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Inaa), así como la Coordinadora Civil (Ccer), se empezaron a definir cuáles serán las prioridades. También acordaron establecer un mapeo para no duplicar esfuerzos en algunas áreas y dejar sin cobertura otras.
Mientras esto ocurría, las autoridades de la Uraccan solicitaban a los nicaragüenses su solidaridad y donaciones de frazadas, ropa para niños y recién nacidos, alimentos enlatados, granos básicos, medicamentos, focos, candelas y todo aquello que se pueda.