Nacional

Gran enredo con el cobro a extranjeros


Corresponsal Costa Rica

Los diputados de la Comisión Legislativa de Gobierno y Administración reiteraron que el canon (25 dólares) que se pretende cobrar a los extranjeros residentes o a los que aspiran a una regularización de su situación, no garantiza que los inmigrantes quedarán automáticamente asegurados en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).
De igual forma, indicaron la posibilidad de que los recursos de ese canon sean manejados a través de un fideicomiso.
Al respecto, Alberto Salom, de Acción Ciudadana, comentó que “a través de un fideicomiso no hay garantía de que los recursos recaudados sean revertidos en los inmigrantes, porque al pasar a la Caja Única del Estado no existe seguridad de que luego serán destinados al propósito inicial”, y porque “existen experiencias nada positivas al usar la figura del fideicomiso”.
Por su parte Gustavo Gatica, de la Pastoral Social (Cáritas) de Costa Rica, dijo que esa figura (fideicomiso) es una posibilidad nueva que los diputados de la comisión están valorando, porque en el texto de las reformas migratorias no está incluido.
Añadió que las organizaciones de la Red de Migrantes están a favor de ese canon, “siempre y cuando” los fondos sean destinados al sostenimiento de los servicios públicos que reciben los inmigrantes.

Para sostenibilidad
El representante de Cáritas opinó que un fideicomiso se puede valorar positivo si, efectivamente, los recursos llegan a donde deben llegar, por ejemplo al sistema de Salud y Educación.
“Siempre y cuando abone y permita ser un instrumento para una mejor incorporación de la población inmigrante, estaremos de acuerdo. Creemos que el canon aportará a la sostenibilidad de los servicios públicos y lo que nos interesa como red, es conocer los destinos que tendrán estos recursos”, reiteró el funcionario.

Deben pagar seguro
En el debate que realizan los diputados de la comisión dictaminadora, se reiteró lo expuesto recientemente por funcionarios de la Caja, que indicaron que el pagar el canon no significa tener derechos de asegurados, es decir, no daría ventaja de recibir servicios de salud porque además deben pagar la atención.
Gatica considera que hay que explicar bien que el canon no es una seguridad para recibir atención médica ni de educación, pero que debe ser un instrumento que permita aportar a la sostenibilidad de esos servicios, y que si se convierte en un impuesto la red no lo apoyaría.
Además, expuso que el canon implica otro gasto, por lo que se debe buscar cómo reducir otros cobros en los trámites que los inmigrantes hacen cuando asisten a regular su situación; por ejemplo, que no sea necesaria la autenticación consular de la partida de nacimiento, porque los datos están en el pasaporte.

leonelmen@gmail.com