Nacional

Violación legalizada al casar a las niñas

* “La mayoría son transacciones comerciales después de los abusos con menores”, señala coordinadora

Tania Sirias

Representantes de los organismos en pro de la niñez lamentaron el aumento de matrimonios de niñas menores de 12 años y adolescentes con hombres adultos. Afirmaron que con estos actos se está legalizando el delito de violación y se están violentando los derechos humanos de miles de niñas nicaragüenses.
La representante de la Coordinadora de Organismos No Gubernamentales que trabajan a favor de la Niñez y la Adolescencia (Codeni), Luisa Molina, dijo que los casamientos de niñas menores de 12 años con adultos ha sido un comportamiento históricamente aceptado, sin embargo, esa es una violación a su integridad física y emocional.
Por su parte, la procuradora de la Niñez, Norma Moreno, comentó que en las zonas rurales del país estos matrimonios son parte de la cultura, donde los pobladores toleran e incluso aceptan estas uniones, pues los ven como una transacción comercial.
“Se habla de negocios donde se dan a cambio dinero, propiedades e incluso las niñas son cambiadas por semovientes. Es una práctica cultural que se ha visto como algo ‘normal’, porque el Estado no ha ejecutado acciones judiciales para frenar estos patrones de comportamiento que violan los derechos humanos”, dijo Moreno.
Agregó que con estas prácticas se está legitimando a los abusadores sexuales. “Sabemos que gente de las ciudades llega a las zonas rurales y el Caribe a comprar niñas o adolescentes”, afirmó la procuradora de la Niñez.

Abogados violentan derechos
Molina argumentó que desde el punto de vista jurídico, estos casamientos con menores violentan el Código de la Niñez y el Código Penal. Cuando se casa a una niña con un adulto, se está cometiendo el delito de violación y en el caso de los abogados, están violando su ética profesional, afirmó.
“Además, da vergüenza que un profesional del Derecho se preste a realizar un matrimonio en contra de la legislación penal. El Código Penal es taxativo, pues se presume violación cuando la víctima es menor de 14 años, inclusive cuando sea con su voluntad”, dijo Moreno.
La procuradora de la Niñez coincidió con la representante de la Codeni en solicitar ante la CSJ la suspensión del ejercicio de legislador y notario público, pues están incurriendo en un delito penal.
Igualmente, solicitó al Ministerio Público no sólo acuse al autor del delito de violación, sino también por cooperador necesario a los padres o tutores, así como al abogado que realizó el matrimonio, por violentar el Código Penal.

Sociedad machista
Molina solicitó a Corte Suprema de Justicia realizar un control sobre aquellos notarios públicos que no están cumpliendo con su obligación de preservar el derecho y la integridad física y emocional del niño. “Si un abogado casa a una niña, aun con el permiso de sus padres, lo que están haciendo es legalizar una violación”, dijo la representante de la Codeni.
Expresó que estos casamientos se dan porque vivimos en una sociedad machista, patriarcal, que no valora a los niños y menos a las niñas como sujetos de derecho. Tanto los padres como los abogados son violadores de los derechos humanos, indicó Molina.
Moreno afirmó que un abogado no puede argumentar ignorancia de la ley, pues sabe que una niña no se puede casar, ya que es violatorio al Código Penal. Pero además de conocer las leyes, tienen obligación de respetarlas, y si no lo hacen, la Suprema Corte puede sancionarlos en inclusive quitarles el derecho a legislar, pues no están capacitados para ejercer la profesión de abogado.
Además, lamentó la actitud de los padres de familia que ven a sus hijas como un negocio. “No creo que una mamá con buenas intenciones quiera casar a una niña menor de 14 años con un hombre adulto. Lo que veo es una explotación sexual a todas luces, pues lo que interesa es un beneficio económico”, externó la funcionaria.