Nacional

Brigada antimaleantes “limpia” El Oriental


Edgard Barberena

Algunos fueron huele-pega y otros revienta-cadenas, pero ahora forman parte de una brigada de jóvenes que enfrentan la delincuencia en el mercado Oriental donde diariamente se concentran unas 25,000 personas.
Carlos José Barberena Pérez, coordinador de la brigada, explicó a EL NUEVO DIARIO que con el trabajo de vigilar los siete días de la semana ha bajado en el Oriental el accionar delincuencial hasta en un 80%.
La brigada nació después que Barberena Pérez, hace unos tres años atrás, se reunió con los mandos de la estación policial que está junto al mercado, y expuso la problemática principal del centro de compras: los huele-pegas, la prostitución y los robos a toda hora.
Y como el Oriental ocupa 85 manzanas, la Policía dijo que no tenía presupuesto para darle cobertura al centro de comercio más grande de Centroamérica, por lo que su coordinador aprovechó su experiencia como dirigente de ese mercado para montar la brigada.
Después de realizadas las pasadas elecciones municipales, el ocho de noviembre de ese año Barberena Pérez inició el trabajo con ocho jóvenes, y “así comenzamos a cubrir lo que se llama la dupla, que es la calle del Jardín del Calzado hasta el Novillo”, recordó.
“La gente se entusiasmó y ellos mismos (los comerciantes) nos facilitaron garrotes y tubos, y así comenzamos a hacer la vigilancia y a enfrentarnos con los delincuentes que tenían sus modus operandi en el Oriental.
Antes del 24 de diciembre de 2004 “ya andamos 25 jóvenes, cubriendo desde la Casa de los Encajes, la Casa del Águila, el área del Gancho de Caminos, el bajo y las tiendas”, agregó.
“En esa época éramos noticias del Canal 8 cuando agarrábamos a los delincuentes armados con grandes machetotes y cuchillos queseros a los que nosotros los desarmábamos y los entregábamos a la estación IV de la Policía”, dijo.

Salario de los muchachos
Con el aporte de un córdoba que dan los comerciantes, a cada uno de los jóvenes vigilantes se les paga quincenalmente 600 córdobas. Aclaró que no todos los propietarios de tramos entregan diariamente ese córdoba que recolectan.
La brigada también monta operativos. Uno de esos fue el “Plan Águila”, de octubre a diciembre del año pasado, “donde nos llevamos a la estación de Policía a huele-pegas, borrachos, revienta-cadenas, y fueron pasados por archivos a ver si tenían cuentas pendientes con la ley”, narró.
Un segundo operativo fue el “Plan Mariposa”, que se llevó a cabo el día de los enamorados. Posteriormente fueron los planes “Madre”, “Tormenta”, y el “Andrés Castro”, que en estos días se llevará a cabo en coordinación con el jefe de la Estación IV, comisionado Luis Barrantes.

Los que acuden al Oriental
Dice Barberena que los clientes que diariamente llegan al Oriental “no son gente de reales, porque si los de la clase media van a un centro comercial y pagan 30 dólares por comprar un pantalón, en el Oriental compran con esa misma cantidad de dinero entre cinco y seis pantalones”.
“Por eso a mí me llena de regocijo que le estoy sirviendo a la población más pobre (los compradores) dentro del Oriental. Una ama de casa, cuyo marido es un albañil, viene a comprar la comida de su casa y no es posible que los maleantes le arrebaten lo poco que lleva en su bolso”.
Los brigadistas no portan armas de fuego, sino bastones policiales y esposas. Fueron entrenados en defensa personal y se identifican con una camiseta color azul que lleva el nombre de la brigada y el número del miembro.