Nacional

Reelección a mano alzada en la UNAG

* Quedó toda la directiva para un nuevo período, y Daniel Núñez sale tronando y recordando a Bernardino Díaz Ochoa

Gustavo Alvarez

Pese a señalamientos y acusaciones de diferente tipo, el congreso de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) decidió ayer reelegir por cinco años más al comité ejecutivo de la organización, entre cuyos miembros están dos funcionarios del gabinete y un diputado de la bancada sandinista.
La directiva de la UNAG la componen el presidente de la Junta Directiva del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), Álvaro Fiallos; el ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo (vicepresidente), y el diputado sandinista Douglas Alemán (secretario). Los otros dos son: Dolores Roa (tesorera) y Ligia Briones (representantes del sector de la mujer).
La elección fue ganada por la plancha de candidatos ligados al gobierno, con un total de 321 votos, de 460 que estuvieron presentes, 90 votaron en contra y 49 se abstuvieron.
Antes de la elección, se consultó al congreso si la votación se hacía a mano alzada o secreta, ganando la primera opción, lo que originó inconformidad entre algunos de los presentes.

Núñez recuerda a Bernardino
Daniel Núñez, quien se oponía a que se reeligiera a dicha directiva, consideró negativa la elección a mano alzada.
“Nos estamos jugando la vida de miles de campesinos, como se la jugó Bernardino Díaz Ochoa cuando lo conocí en las montañas del Cua. Ninguna elección se había hecho a mano alzada”, expresó.
El productor añadió que se estaba rompiendo con el orden tradicional de las elecciones de la organización.
La intervención de Núñez fue interrumpida por los representantes del comité electoral, quienes aseguraron que el congreso era soberano para decidir sobre el mecanismo de elección, y que cualquier cambio a los estatutos se debía hacer en otro momento.
Núñez fue interrumpido cuando hablaba sobre intenciones de algunos miembros de la organización, de querer demandar a los que han expresado sus inconformidades en los medios de comunicación.
Señaló, además, que algunos están diciendo que él (Daniel Núñez) hasta debería estar preso.
Finalizada la elección, Núñez salió del recinto del Consejo de Planificación Económica y Social (Conpes), donde se reunió el congreso de la UNAG, sin querer hablar con EL NUEVO DIARIO.
En un reportaje especial publicado ayer en EL NUEVO DIARIO, Núñez criticó el doble cargo que ocupa Fiallos, en la UNAG y en el IDR, además de asegurar que éste no ha apoyado a los productores a través de la institución estatal.
Denunció, entre otras cosas, falta de coherencia entre los lineamientos que impulsó el actual consejo directivo presidido por Fiallos, y las demandas planteadas por los productores.

Pleito por cargos
Por su parte, Álvaro Fiallos consideró las acusaciones como parte del interés de un grupo de productores de querer ocupar los cargos en la Junta Directiva de la organización.
“Hay compañeros que desafortunadamente por ocupar un cargo, son capaces de insultar a compañeros de trabajo, lo cual no es ético, pero bueno, hay que comprenderlos, y las debilidades humanas así son”, subrayó.
El también funcionario de gobierno aseguró que la administración de la UNAG está correcta, realizan auditorías internas desde hace rato, llevan a cabo un trabajo limpio y eso dice mucho de la transparencia.
“Ellos (los denunciantes) son los que su conciencia les tendrá que remorder en el futuro, por andar acusando a quienes no deben”, dijo.
Fiallos negó que tenga dos sombreros, porque según explicó, representa a la UNAG en la Junta Directiva del IDR y no es que tenga un cargo en cada institución.
Sobre las expectativas en su nuevo período, el presidente de la UNAG dijo que “como tenemos un gobierno amigo, nuestro gobierno, nosotros tenemos que luchar fuertemente para que la economía de nuestros productores puedan triunfar con sus familias y hogares”.
Consideró positivo que el presidente Daniel Ortega haya dicho que dará prioridad a los sectores agropecuarios, y por eso cree que los productores tendrán todo el apoyo de este gobierno.
Ariel Bucardo, vicepresidente de la UNAG, dejó guardado en su oficina de gobierno el sombrero de ministro Agropecuario y Forestal, y se puso uno de campesino en el congreso de la organización de productores.
El funcionario rechazó los señalamientos que hicieron a la directiva reelecta, y aseguró que se trata del proceso electoral que estaba viviendo la organización.
Dijo que lo importante es que hay una decisión mayoritaria de los productores afiliados a la organización en cuanto a la elección, quienes consideraron que era importante tener gente que estuviera dentro del gobierno en la directiva de la UNAG y “desde ahí poder aportar al proceso de reactivación económica”.
Añadió que el gobierno trabajará por reactivar la producción agrícola y ganadera, y que la UNAG debe aprovechar la oportunidad que está dando el gobierno a los gremios, para que sus planteamientos sean tomados en cuenta y así se pueda apoyar a los pequeños y medianos productores del país.