Nacional

Cae etarra que estuvo en Nicaragua


Uno de cuatro presuntos militantes del grupo terrorista vasco ETA, implicados en el atentado al aeropuerto madrileño de Barajas, en diciembre de 2006, y que fueron detenidos el fin de semana en Francia, trabajó en asuntos de inteligencia del gobierno sandinista en los años 80 y está ligado al famoso buzón de Santa Rosa, informó la prensa salvadoreña.
Se trata de Luis Ignacio Iruretagoyena Lanz, también conocido por el apodo de “Suni”, y que vivió en Centroamérica en la década de 1980.
Iruretagoyena es un histórico militante de ETA. Tiene 50 años y es natural de Tolosa. En 1978 fue detenido por formar parte del comando de información del ETA, aunque fue puesto en libertad dos meses después.
En enero de 1981 fue localizado en Nicaragua, donde trabajó en asuntos de inteligencia. Desde allí se trasladó a El Salvador, donde habría instruido a la guerrilla en la fabricación de explosivos, según informaron las agencias de noticias y confirmaron fuentes del Gobierno salvadoreño.
Lo de Santa Rosa
Con otros miembros de ETA participó en la construcción de un gran buzón donde escondieron armas y documentos en el barrio Santa Rosa, en Managua. Esto se ligó al FMLN.
La operación que lo capturó el sábado junto a otros terroristas se llevó a cabo en Cahors, cerca de Tolousse, Francia, en una casa considerada la “base de operaciones”, según Rubalcaba, y en la cual se halló un coche bomba listo para un atentado.
Según el fiscal adjunto antiterrorista Jean-Michel Bourles, entre el material encontrado en la vivienda había treinta detonadores, una bomba-lapa con medio kilo de pentrita, dos calentadores de agua modificados y dotados de un detonador, doscientos kilos de pólvora de aluminio, 150 kilos de nitrato de amonio y otras cantidades de pentrita.
Los detenidos son Oihan Barandilla, Ander Múgica y Alaitz Aramendi.