Nacional

Gobierno asistirá a dos nicas presos por horrible crimen


Vladimir López

Los consulados de Nicaragua en Nueva York y Washington se encuentran en “alerta” para brindar asistencia a los dos nicaragüenses que, por desgracia, se encuentran detenidos como sospechosos del el asesinato de tres universitarios en Newark, la ciudad más grande de Nueva Jersey, informó la Directora General Consular, Lotty Bendaña.
Los nicaragüenses detenidos son los hermanos Rodolfo Godínez, un inmigrante legal de 24 años, y Alexander Alfaro, de 16 años. Junto a ellos se encuentran detenidos, también en calidad de sospechosos, Melvin Jovel, inmigrante de Honduras, José Carranza, un indocumentado de 28 años, originario de Perú, y otro adolescente de 16 años.
Los hechos sucedieron el 4 de agosto en Newark, cuando los jóvenes universitarios Terrance Aeriel, de 18 años; Dashon Harvey y Iofemi Hightower, ambos de 20 años, fueron asesinados a balazos de una manera fría, al estilo de una ejecución, mientras que la hermana de Aeriel, Natasha, de 19 años, sobrevivió a un disparo que recibió en la nuca, y ayudó a la Policía a identificar a los sospechosos, según el alcalde Cory A. Booker.
Bendaña precisó que personalmente envió una nota a los consulados de Washington y Nueva Cork, y que se orientó al cónsul en “La Gran Manzana”, César Mercado, para que se comunicara con las autoridades de Nueva York y que les señalara que el gobierno de Nicaragua brindaría asistencia a los nicaragüenses detenidos.
“En cuanto conocimos de ese lamentable hecho, procedimos a abocarnos con las autoridades para ver cómo podemos brindar asistencia a esos nicaragüenses, porque recordá que la Constitución de Nicaragua nos manda a apoyar a los connacionales que tengan problemas en cualquier parte del mundo”, señaló la funcionaria.
Un “caso delicado”
Sin embargo, dijo que las autoridades de que Nueva York le informaron al cónsul Mercado que todavía no se le podía permitir hacer ninguna gestión, mucho menos visitar a los nicaragüenses detenidos por ser ese asesinato “un caso delicado”.
“Aún no hay muchas cosas claras sobre ese caso, no se sabe si serán juzgados en Nueva York o en Washington. Estamos a la espera de la comunicación, pero el cónsul nuestro tiene las orientaciones de estar vigilante para que a nuestros compatriotas se les brinde el debido proceso”, expresó. Señaló que los nicaragüenses sospechosos en ese caso tienen derecho a un defensor de oficio pagado por el gobierno de Estados Unidos, y que el papel del cónsul será estar vigilante para que los connacionales tengan derecho a la defensa.
Bendaña se quejó de que el gran inconveniente que tiene es que hasta el momento no se ha reportado ningún familiar de los nicaragüenses, ni en Nicaragua ni en Estados Unidos, lo que puede crear algún inconveniente, sobre todo cuando las autoridades norteamericanas soliciten la entrega de algún documento.