Nacional

Niño no debió ser operado

T Menor fue intervenido sin siquiera haber sido programado, y tenía muchos factores adversos que no fueron analizados y condujeron a su muerte

Lesber Quintero

RIVAS
El director del hospital de Rivas, Wilfredo Aguilar, reveló ayer que el niño de un año y tres meses que falleció horas después de haber sido operado por una brigada médica, no debió haber sido intervenido quirúrgicamente.
Señaló el galeno que había muchos factores adversos que no fueron tomados en cuenta, y que el infante ni siquiera estaba en lista de las personas programadas, “pero uno de los médicos de la clínica previsional, por hacerles el favor a sus padres, lo incluyó a última hora”, comentó.
Según el doctor Aguilar, la versión antes señalada es el resultado del análisis realizado sobre el caso, el cual llegó hasta a manos de la Policía, porque los padres del infante Enmanuel de Jesús Cruz, denunciaron que el deceso se debió a negligencia del personal médico del hospital.
La muerte de Enmanuel de Jesús, quien residía en la comarca de Apompuá, del municipio de Potosí, se dio a las dos de la mañana del pasado
viernes cuando se encontraba en el cuarto de Unidad de Cuidados de Especiales Pediátricos (UCEP), y según el doctor Aguilar, el deceso fue causado por una insuficiencia respiratoria.
Querían verlo caminar
Como se recordará, el pequeño sufría el síndrome de Down, y había nacido con deformaciones en sus pies, por lo que sus padres Ana Grettel Bogantes y Felipe Cruz, decidieron aprovechar la visita de la brigada médica de Estados Unidos “Healing the Children” para que lo operara, con la esperanza de verlo caminar. El pequeño ingresó al quirófano a las ocho de la mañana del pasado jueves, y salió sano y salvo al mediodía, pero al pasar de las horas se complicó y falleció a las dos de la mañana del viernes.
A raíz de su fallecimiento, los padres del pequeño empezaron a culpar al personal del hospital que estaba al tanto del niño, lo que obligó a la dirección investigar el caso.
En este sentido, el doctor Aguilar explicó que en el análisis notaron que el pequeño no estaba programado para ser operado, y, por ende, no se llenaron los pasos pertinentes que le hubieran permitido detectar que el pequeño Enmanuel corría más riesgos que beneficios al ser intervenido.
Según el galeno el pequeño, era un paciente de la clínica médica previsional del Hospital, y en su corta vida ya tenía cuatro ingresos por neumonía, diarrea, desnutrición, “y tenía cardiopatía congénita, quizás causada por su síndrome de Down”, explicó Aguilar, tras agregar que si el menor hubiese sido programado, ellos habrían detectado que por estas razones era mejor no operarlo.
Falta de equipos
Al final, el doctor Aguilar expresó que otro inconveniente que tuvieron en este caso es que el hospital no cuenta con una Sala de Cuidados
Intensivos Pediátricos debidamente equipada, y cuando el menor se complicó no se contaba con un ventilador artificial, con el que posiblemente le hubiesen salvado la vida, y hasta se trató de conseguirlo en hospitales de Managua, pero fue imposible”, señaló, tras explicar que ahora esperarán los resultados del dictamen médico que la Policía solicitó al Instituto de Medicina Legal de Managua, adonde fue llevado el cuerpecito del infante después de haber fallecido.