Nacional

Barrio Santa Rosa cumple 60 años

* Cura decidió bautizarlo así porque “mi madre se llamaba Rosa, y mi sobrina también, estoy dando misa en la finca Santa Rosa y la virgen en la que tengo fe se llama Santa Rosa de Lima” * El restaurante La Perla fue un centro de calidad hace muchos años, ahora convertido en un pequeño bar, por la competencia que le hizo el restaurante La Plancha

Los más de 20,000 habitantes del barrio Santa Rosa concentrados en 54 manzanas amanecieron hoy domingo de manteles largos. El barrio está cumpliendo más de 60 años de haber sido fundado.
Desde ayer sábado despuntaron las celebraciones que continuarán hoy con la visita del Arzobispo capitalino, monseñor Leopoldo Brenes, quien oficiará una misa en el templo católico de esa localidad.
El nombre del barrio fue obra del padre Luis Almendarez, quien en los años 60 dijo: “Quiero llamarle Santa Rosa al barrio, porque mi madre se llamaba Rosa, y mi sobrina también, estoy dando misa en la finca Santa Rosa y la virgen en la que tengo fe se llama Santa Rosa de Lima”.
Santa Rosa era una finca ubicada de las 3F, hasta llegar donde está la Aduana, y desde el cruce de la Carretera Norte hasta Bello Horizonte. El barrio alojó por muchos años desde la década de los 50 la Voz de la Victoria, de Alberto Solís.

Famosos artistas en su radioteatro
Esa radioemisora fue la primera que presentó en vivo a artistas internacionales, entre ellos Mirtha Silva, Los Churumbeles de España, Libertad Lamarque, Pedro Vargas, María Luisa Landín, el Charro Gil y sus Caporales, entre otros.
El barrio se hizo más grande después del terremoto del 22 de diciembre de 1972, cuando llegaron muchas familias.
Cuentan sus pobladores que el barrio unas décadas atrás tuvo dos cantinas famosas, la de Chaqueta, con su guaro a colores, y la Jarocha. El único puesto de venta de periódicos lo tuvo doña Estelvina Quintanilla.
En el barrio hay un bajo índice delictivo, según coinciden sus habitantes. Han proliferado las microempresas. Cuenta con tres colegios (un estatal, un privado y un evangélico). Además de tener su iglesia católica, cuenta con siete templos evangélicos.

De las primeras en llegar
Doña Francisca Brenes dijo a END que el barrio está ajustando más de 50 años, “porque yo vine en 1958, cuando las calles eran caminos, no había nada urbanizado”, al tiempo que recordó que el padre Almendarez hizo la primera iglesia donde “yo fui unas de las primeras que se casó”.
Recordó que también existió un cine que se llamaba Palermo, el que cerró porque se murió uno de sus dueños.
Los destrozos que hizo la Guardia Nacional en el 79 fueron recordados por doña Francisca, quien aseguró que la casa donde vive fue destruida por una de las bombas de 500 libras que un avión de la Fuerza Aérea Nacional anduvo lanzando en el barrio. No murió nadie “porque todos nos habíamos ido a vivir a Tipitapa”, dijo.
Doña Francisca, 68 años de edad, viuda desde 1971 después que su marido murió en un accidente, con cinco hijos, se dedica a la costura, por lo que ha vestido a muchas generaciones de ese barrio.
Yolanda Aráuz, de 60 años y quien emigró de Matagalpa a Santa Rosa en 1962, cuando tenía 15, dijo que había pocas casas en el barrio. Dice que de la tienda que vende mangueras hacia el sur estaba el rancho Alberto, y más adelante estaba la familia Sirker”.

Carlos Fonseca estuvo en casa de seguridad en Santa Rosa
“Allí (donde los Sirker) conocí a Carlos Fonseca y a Eduardo Contreras en 1963”, narró doña Yolanda, quien confirmó que su papá, Miguel Ángel Aráuz Briones, era tío del fundador del Frente Sandinista. En esa época doña Yolanda estaba muy joven y estudiaba en el Divina Pastora.
El bus del colegio no se metía al barrio “porque había unos grandes pegaderos en lo que ahora es la calle principal”.
Vanesa Espinoza, de 43 años de edad, con cinco hijos y nacida en Santa Rosa, recuerda las “tardes de alegría” que se hacían los domingos en la Voz de la Victoria y donde la gente llegaba a divertirse.
Espinoza, asesora de ventas de una empresa de impresiones, dijo que el barrio tiene problemas en un sector con los desagües pluviales, “pero a pesar de todo nunca lo voy a dejar, porque es un barrio sano”.

Un restaurante de calidad
Recuerda que el restaurante La Perla fue un centro de calidad hace muchos años, ahora convertido en un pequeño bar, “pero después vino a hacerle la competencia el restaurante La Plancha, que es el que está moderno y tiene como 40 años de estar operando”, desde que se llamaba “Torres Bermejo”.
Gustavo Domínguez Gutiérrez, de 81 años y con 40 abriles de vivir en Santa Rosa, dijo que cuando llegó donde reside, solamente había tres casas, lo demás eran potreros, era la última calle del barrio.
Tuvo una zapatería con 17 zapateros, cinco alistadores y 12 montadores, pero el negocio se le terminó con el terremoto, que lo dejó en la calle, por lo que ahora vende frescos, tortillas y frijoles cocidos los siete días de la semana.
Juan Carlos Rosales, coordinador de las actividades del aniversario, dijo que Santa Rosa tiene de existir “unos 65 años; es uno de los barrios más viejos de Managua”.
Aclaró que las actividades de aniversario “las hacemos en conjunto con la iglesia católica, y para que la gente vea que ésta es una celebración de verdad, que este domingo se inicia con la procesión de Santa Rosa de Lima y a las 11 de la noche la misa celebrada por monseñor Leopoldo Brenes. El acto central será en horas de la tarde.