Nacional

Niegan ser “justicieros” de Nueva Guinea

* “Si hasta éramos amigos de los difuntos”, afirman

Luis Alemán

Miembros de la familia Candray Delgadillo, señalados de tener vínculos con la muerte de los esposos Artola Delgadillo, negaron responsabilidad en los hechos ocurridos en un lapso de cuatro meses en la comunidad Buena Vista, colonia “Jacinto Baca”, de Nueva Guinea.
“No encontramos una explicación al interés en involucrarnos en esos crímenes”, afirmó Alberto Candray, quien llegó a decir que además de la relación familiar que los unía con las víctimas, “eran amigos hasta el día de su muerte”.
Tanto Alberto como los señores Josefa Emilia Candray, Juan Francisco Delgadillo Candray y Casimiro Delgadillo Candray, se pusieron a las órdenes de las autoridades policiales para demostrar que no tienen nada que ver con la muerte de los esposos.
“Estamos dispuestos, incluso, a ayudar para que se esclarezca el crimen”, dijo Alberto, quien aseguró que ellos son los principales interesados en que se conozca la verdad sobre los hechos.
Pura coincidencia
Para Candray Delgadillo, el hecho de que los crímenes de Villanueva Delgadillo Obando y Gilberto Artola Delgadillo ocurrieran poco después que se registró el robo de 21 cabezas de ganado propiedad de la señora Josefa Emilia Candray, es “una coincidencia”.
Según ellos, alguien cometió el crimen aprovechando las diferencias generadas tras el robo de ganado. “Nos preocupa que intencionalmente hayan aprovechado ese momento para cometer el crimen”, dijo Candray, quien afirma no tener ni idea de quiénes planificaron y ejecutaron la acción contra los Artola Delgadillo, “ellos tenían muchos enemigos”, recordó, para señalar que uno de los Artola se encuentra cumpliendo una condena por el asesinato de una persona en Muelle de los Bueyes.
Alberto asegura que la acusación que han hecho los sobrevivientes de la familia Artola Delgadillo contra de ellos, puede ser para vengarse, porque varios de sus miembros cumplen condena por el robo del ganado que era de Josefa Candray. “Puede ser por venganza”, señaló.
Niegan todo
Casimiro Delgadillo Candray fue denunciado por la señora Villanueva Delgadillo Obando, de haber pagado 50 mil córdobas a oficiales de Policía de Nueva Guinea, para que mataran a dos de sus hijos capturados en enero pasado por robar ganado. Casimiro dijo que las afirmaciones de la difunta eran falsas y que debido a su pobreza, nunca hubiera acumulado tanto dinero para pagar a alguien por una muerte.
Casimiro también fue señalado por Gioconda Artola Delgadillo como la persona que arrastró a Gilberto Delgadillo Aguilar en la plaza de La Batea, una vez que se encontraba “maneado” de las manos, exigiéndole que dijera que Raúl Artola había participado en el robo de ganado. “Esa es otra mentira”, señaló, pero Gioconda aseguró que Casimiro arrastró al preso en presencia de las autoridades policiales, que consintieron el hecho.
Reconoció, sin embargo, que con otros miembros de su familia participó junto a los agentes policiales en la búsqueda del ganado que presuntamente habían robado los Artola Delgadillo.
¿Por qué no lo denunció?
Alberto Candray defendió a Antonio Candray Delgadillo, señalado por un promotor de derechos humanos, como la persona que el 17 de enero entró armada con pistola hasta una oficina donde el promotor entrevistaba a uno de los Artola Delgadillo, detenido por robar ganado y torturado por la Policía.
“No estés defendiendo a delincuentes”, le dijo Antonio, según las declaraciones del promotor de derechos humanos, pero Alberto asegura que “si eso realmente ocurrió, por qué no lo denunció en su momento, no lo hizo porque es falso”, argumentó.
Alberto también negó que en días pasados, el mismo Antonio detuviera en una de las calles de Nueva Guinea al mismo promotor de derechos humanos y lo increpara gritándole: “Seguís defendiendo a delincuentes”. Según Candray, “tienen que probarnos todas las acusaciones, porque lo que están haciendo es desprestigiar a la familia”.