Nacional

¿Cuál banda narco robaría a la otra?

* Remiten a juicio a dos detenidos y lo fijan para el 23 de octubre * Un testigo muy raro y con varias implicaciones

Lesber Quintero

El juez del Juzgado del Distrito Penal de Audiencia de Rivas, Diógenes Dávila, remitió ayer a juicio a dos de los cinco hombres señalados por el Ministerio Público de haber participado en la balacera que se dio entre dos bandas, y que dejó como resultado la muerte del subinspector del Departamento Antidroga de la Policía Nacional, Rómulo García Velásquez, quien de acuerdo con la acusación andaba infiltrado en una de las bandas vinculadas al crimen organizado.
Los dos que fueron remitidos a juicio son: Gunter Antonio Guido Ortega, de 21 años, originario de San Juan del Sur, y Rolando Siézar, conocido en Rivas como “Rula”. A ambos el Ministerio Público los acusó por los delitos de coautores del asesinato en perjuicio del sub inspector infiltrado, lesiones contra Rommel Ochoa Cisneros, de 47 años, y asociación ilícita para delinquir.
Los otros tres acusados por este mismo delito son los prófugos Víctor López, Jefry Villagra y Luis Medina Amorety, este último está internado en el Hospital de Rivas, ya que en el enfrentamiento resultó con un impacto de bala que le perforó el intestino delgado, razón por la cual le han practicado dos operaciones para hacerle una colostomía, y, por ende, no ha podido enfrentar el proceso.
En la audiencia realizada ayer, el juez determinó que el Ministerio Público aportó los suficientes elementos de prueba y convicción para llevar a Gunter y a “Rula” a un juicio, el cual se celebrará a las diez de la mañana del 23 de octubre.
Las ponencias de la representante del Ministerio Público, que en este caso fue la doctora Isolda Ibarra, y las del abogado defensores Carlos Cerda, dejan entrever que aún existe una confusión en el relato de los hechos acaecidos el 28 de julio en la finca El Madroñal, donde los miembros de ambas bandas se citaron para hacer una transacción de drogas.

¿Quién robaría a quién?
La gran interrogante de ese encuentro es saber quién le iba a robar a quién, ya que resulta que ni la banda de Medina Amorety, integrada por “Rula” y los dos prófugos andaban los diez kilos de cocaína que le iban a vender al sub inspector, quien llegó al lugar en compañía de Gunter y Ochoa Cisneros a bordo de una camioneta placas LE 00538, y éstos tampoco andaban el dinero con el que comprarían la droga, por lo que se deja entrever que ambas bandas llegaron con las pretensiones de robarse una a la otra.

Más confusión
El caso se vuelve aún más confuso cuando se dice que el sanjuaneño José Ángel Sandino Gonzaga fue quien junto a Gunter hizo los contactos con la banda de Medina Amorety para hacer la transacción de drogas, y que después de dos viajes fijaron la compra de los diez paquetes de cocaína para el 28 de julio.
No obstante, en el lugar de los hechos no se ubica por ningún lado a Sandino Gonzaga, y ahora aparece como testigo del Ministerio Público, y hasta se detalló en la audiencia que el día de la trágica cita, Sandino Gonzaga se quedó con cinco mil dólares que le entregó Ochoa Cisneros cerca de una gasolinera de Rivas, y tras enterarse horas después de lo sucedido, regresó el dinero a la esposa de Ochoa Cisneros, quien también dará su versión en el juicio.
De esta manera, dos de los miembros de la banda del sub inspector participarán en el juicio como testigos del Ministerio Público, y como dato curioso, el abogado defensor reveló en la audiencia que Sandino Gonzaga, con residencia en Chinandega, tiene antecedentes por droga, ya que hasta fue deportado de Estados Unidos por esos delitos, lo cual ha omitido la Policía Nacional, ya que les han pedido los antecedentes de estas personas, pero se han quedado en silencio.
En la acusación, también se señala a Gunter de ser el hombre que condujo a una emboscada a los miembros de su banda, ya que al llegar a la finca El Madroñal, los esperaban hombres armados en un vehículo placas BO 2333, y se dio la reyerta donde pereció el agente infiltrado y resultaron con lesiones de bala Ochoa Cisneros y Medina Amorety, a quien dio por muerto Ochoa Cisneros, ya que así lo expresó en sus declaraciones Sandino Gonzaga, quien es señalado por Inés Ortega de haberle tendido una trampa a su hijo Gunter para involucrarlo en este conflicto que se dio entre dos bandas.