Nacional

Anticonceptivo que impide regla un año

* Es píldora que empezará a venderse en julio, aunque advierten que puede haber sangrados inesperados * Otra desventaja: al no tener menstruación, hembra no podrá saber si está embarazada al fallarle el método

Washington / EL PAÍS
Un anticonceptivo que se puede tomar todos los días, sin períodos de descanso, y que inhibe por siempre la menstruación. Aunque hay críticos que ya han advertido que la utopía puede acabar en desengaño, acaban de aprobar la primera píldora anticonceptiva que elimina indefinidamente los períodos. Comenzará a venderse con receta en julio, y de momento no tiene precio de salida al mercado. Podría tardar entre seis meses y un año en llegar a Europa.
“Estamos ante el primer y único anticonceptivo oral diseñado para tomar los 365 días del año, lo que permitirá a las mujeres no tener período” en ese tiempo, asegura Amy Marren, experta en salud de la farmacéutica Wyeth, que comercializará el fármaco, que se llama Lybrel. “Son muchísimas las mujeres que lo van a celebrar”, recalcó Marren.
La píldora funciona por el mismo sistema que las habituales: es un cóctel de hormonas que impide la ovulación, y, por consiguiente, la posibilidad de ovular o de quedarse embarazada. Esto ha facilitado la aprobación, ya que no contiene sustancias nuevas cuyos riesgos se desconozcan.

Hemorragias inesperadas
Hasta aquí, El Dorado. Pero la misma compañía matiza la utopía y señala la posibilidad de que se produzcan sangrados inesperados en cualquier momento del ciclo menstrual. “Las mujeres que utilicen Lybrel no menstruarán, pero podrán experimentar hemorragias no planificadas”.
La FDA defiende el nuevo producto aprobado y destaca que este contratiempo parece disminuir cuanto más tiempo se lleva bajo el tratamiento. En el último mes de los más de dos años de estudios de la FDA, “el 59% de las mujeres que tomaron Lybrel durante un año no tuvieron ningún tipo de hemorragia”. La agencia realizó dos investigaciones de 12 meses de duración cada una entre 2,400 mujeres con edades entre los 18 y los 49 años.
Desde las asociaciones de planificación familiar se daba ayer la bienvenida a un nuevo método de control de la natalidad. “Las necesidades anticonceptivas de cada mujer son distintas, y el mejor método siempre es aquel que se adapta a la forma de vida y necesidades de cada una de ellas”, aseguraban desde Planned Parenthood --Paternidad Planificada-- en Washington.
En este punto, la doctora Vanessa Cullins, vicepresidenta de asuntos médicos de Planned Parenthood Federation of America, quiso precisar que Lybrel está diseñada para mujeres que sufren la tensión menstrual, esto es, dolores severos, ciclos irregulares, dismenorrea, cefaleas y síndrome premenstrual.
“Entiendo a la perfección los beneficios de tomar esta medicación, pero para la mayoría de las mujeres la menstruación es algo que ocurre con naturalidad en sus vidas, no un estado médico”, declara Jean Elson, socióloga de la Universidad de New Hampshire. “¿Por qué medicar una vida normal incluso cuando no estamos seguros de los efectos a largo plazo?”, se pregunta Elson.

Efectos secundarios
La FDA responde en parte a la cuestión anterior al recordar que los posibles efectos secundarios de Lybrel son los mismos asociados con el resto de píldoras de control de natalidad, tales como el aumento de posibilidades de sufrir coágulos de sangre, embolias o ataques cardíacos. Otra de las desventajas que señala la administración estadounidense es que al no tener la regla cada mes, las mujeres que tomen la nueva píldora encontrarán más difícil saber si están embarazadas en caso de que el método les haya fallado, puesto que la protección contra el embarazo de cualquier anticonceptivo oral no es del 100%.
La FDA ya aprobó con anterioridad un método de control de la natalidad similar al de Lybrel. Se trata de Seasonale, al que dio el visto bueno en 2003, y Seasonique, aprobada en 2006, y ambas reducen los periodos a cuatro por año. Yaz o Loestrin 24 acortan las reglas a tres días o menos.
Lybrel se comercializará en un envase que contiene 28 pastillas, todas ellas con una dosis baja de hormonas, en contraposición a otras píldoras anticonceptivas del mercado que contienen 21 píldoras reales y siete comprimidos de placebo, que se toman mientras la mujer está con la regla.
Ante la revolución anunciada por la FDA hay mujeres que levantan la voz y consideran que el nuevo producto perpetúa todos los tabúes --suciedad, vergüenza, debilidad-- asociados a la menstruación, y consideran que se manda un mal mensaje sobre lo que supone el periodo en las vidas de las mujeres.