Nacional

“Temporal” puesto y los primeros daños

* Occidente el más castigado con serias afectaciones en el norte de Chinandega y comarcas aledañas a León * Ineter estima que lluvias continuarán, algunas alertas verdes y reportes de estragos en diferentes regiones del país

Redacción Central
La incidencia de la tormenta tropical “Bárbara” inauguró la estación lluviosa y provocó daños ayer en casi todo el país, mayormente en el Pacífico, y se esperan más precipitaciones en las próximas 24 y 48 horas.
En El Viejo, Chinandega, el desbordamiento del río Sasama aisló a dos mil familias que habitan en las comarcas La Cocoroca, Gancho de la Mona, Río Chiquito, El Bálsamo, La Texana, Maderas Negras, Imperia, El Espavel y Los Valientes.
Jorge Miguel Espinales, Director de Obras Públicas de la Alcaldía de El Viejo, advirtió que el puente del río Toro Blanco está desbordado, y de continuar las lluvias en las próximas horas podrían quedar incomunicadas otras comarcas, inclusive el Ingenio Monte Rosa.
El líder de la comarca Apascalí, Alfonso Núñez, confirmó que 300 personas están incomunicadas debido a que las lluvias destruyeron dos alcantarillas en el tramo carretero al este del volcán Cosigüina.
Los daños no sólo se registran en zonas rurales, en el casco urbano de Chinandega resultaron afectados los asentamientos espontáneos “Bayardo Arce”, “Alex Centeno” y “Walter Arata”. En varios colegios se suspendieron las clases hasta segunda orden.

En León
El capitán Héctor Escoto, de la Defensa Civil de León, afirmó que las lluvias dejaron incomunicados a pobladores de la comarca La Ceiba y Amatitán.
Indalecio Pastora, delegado departamental de Gobernación, manifestó que no se reportaron daños en otros lugares, pero reveló la existencia de un plan especial en el Cerro Guansapo, ubicado en el municipio de Villa Nueva, el cual tiene múltiples fisuras y podría provocar deslaves.
El capitán Francisco Rodríguez, del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, confirmó que tienen listo un destacamento conformado por treinta efectivos y dos camiones en Chinandega, para dar respuesta rápida a posibles damnificados.
En el departamento de León, el acalde Tránsito Téllez declaró alerta verde, ya que también registraron en las zonas desbordamiento de ríos, cauces, inundaciones de viviendas, rupturas de tuberías de agua potable y varias comunidades quedaron incomunicadas en el área rural.
Téllez y las distintas autoridades que conforman el Comité Municipal de Prevención y Mitigación de Desastres (Comupred) se reunieron de emergencia en horas de la tarde de ayer para activar iniciar los trabajos de cobertura en los barrios, repartos y comunidades afectadas.
El capitán Héctor Escoto, responsable de Defensa Civil en León, señaló que hasta el momento no se registran evacuaciones de familias o pérdidas humanas que lamentar, sin embargo, mantienen vigilancia permanente las 24 horas con las distintas radios bases ubicadas en las comunidades rurales de la cabecera departamental y en los demás municipios para prevenir cualquier desastre originado por las lluvias.
Según la Defensa Civil, en el barrio San Jerónimo fueron afectadas cinco familias por las corrientes pluviales y once en la comunidad rural La Pintora, por las correntadas provenientes de los cerros.
El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, (Ineter), reporta en Occidente acumulado de lluvias mayores de 100 milímetros y fuertes probabilidades de más precipitaciones.

En Carazo
Los caminos nuevos en el departamento de Carazo se volvieron intransitables y se produjeron las primeras evacuaciones.
En un sitio conocido como “El Guacimito”, en San Marcos, no menos de once familias tuvieron que ser trasladadas a improvisados albergues y están requiriendo de alimentos y frazadas, ya que las precarias viviendas en las que habitaban fueron destruidas parcialmente por el temporal.
En Diriamba ocho familias que viven en el barrio “El Hoyo”, próximo al Hospital del Maestro, lugar donde caen las aguas de casi toda la parte norte de la ciudad, también fueron evacuadas.
Específicamente en los municipios de Santa Teresa, La Conquista y La Paz de Oriente, es donde los caminos están partidos e intransitables.

En la capital
En Managua, las lluvias se están haciendo sentir como en el resto del país. En un CDI ubicado en Las Américas Uno, más de 100 niños escaparon de ser aplastados por un árbol que cayó parcialmente sobre el techo. La mayor parte fue sostenida por un tanque que estaba al lado del aula.
En el puente El Edén otro árbol se vino al piso destruyendo parcialmente el muro del Colegio “Reverendo Boanerges Aragón”, y obstaculizó la vía por varias horas, hasta que brigadas de la Alcaldía llegaron a despejar el paso.
Estos mismos trabajadores de la comuna se encargaron de un tercer árbol que cayó cerca del mercado Candelaria, en las proximidades del Cementerio General de Managua.
El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) estima que las lluvias continuarán durante las próximas 24 y 48 horas, y la única manera en que las condiciones podrían mejorar está en dependencia del desplazamiento de la tormenta tropical “Bárbara” hacia al noroeste, específicamente al Golfo de México.

Daños en San José de Bocay
El norte de Nicaragua también ha sido afectado por el temporal, causando daños en algunos municipios como San José de Bocay, donde una quebrada que pasa por la parte este del poblado se desbordó provocando daños materiales en varios hogares y centros de enseñanza.
Asimismo, parte del Instituto “Salvador Mendieta” fue arrasado por las fuertes corrientes, principalmente en el área de la biblioteca y el laboratorio de computación.
Los daños materiales son cuantiosos pero hasta el momento no se tienen contabilizadas las pérdidas, pero se estima que andan por los cincuenta mil córdobas, aseguraron las autoridades de la Alcaldía, quienes han asumido la asistencia a las personas afectadas.
Se conoció que las lluvias dejaron incomunicado al poblado de Ayapal con la cabecera municipal de San José de Bocay, debido a que las fuertes corrientes partieron la carretera, imposibilitando el tráfico de vehículos.
En el sector conocido como La Camaleona, la creciente del río del mismo nombre provocó daños considerables en el puente, pero la Alcaldía de San José de Bocay está trabajando para restablecer la comunicación terrestre, con excepción de poblado de Ayapal.
Las lluvias han golpeado estas zonas durante cuatro días. Se registran varias familias evacuadas del municipio de Wiwilí, sobre la ribera del Río Coco, al inundarse unas 40 viviendas, según reportes de pobladores de la zona.

Matagalpa-Jinotega
Las últimas lluvias han caído en la madrugada, durando más de cuatro horas continuas. No sólo inundaron las calles de la ciudad de Jinotega, sino que además 14 viviendas cuyos habitantes tuvieron que ser socorridos por el Cuerpo de Bomberos.
Entre el kilómetro 150 y 158 de la carretera Matagalpa-Jinotega, se derrumbaron varios árboles, hubo deslizamientos de tierra y desplome de piedras pesadas que impedían el tráfico.
El agua también rebasó las cunetas de una parte de la carretera, frente al mercado municipal, donde algunos vehículos quedaron atascados por las fuertes corrientes.