Nacional

Formal denuncia contra Siero por tráfico de niños

* Se le acusa de sustracción de menores, cohecho y exposición al peligro * Denuncia señala cómo sacaban a los niños, violentando los procedimientos legales * Señalan como testigos a los directores de varios Centros de Protección, y la denuncia incluye 16 casos

Eloisa Ibarra

La Procuraduría Penal denunció ante la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) a Pedro Siero Rojas, ex director general de Protección Especial del Ministerio de la Familia (MiFamilia), por la presunta comisión de varios delitos en la tramitación de 16 adopciones de menores de edad que permanecían en centros de protección.
Con la denuncia, la Procuraduría presentó copia debidamente certificada del informe de auditoría especial relacionado a los casos de los niños dados en adopción en situación anómala en el periodo 2005-2006, y firmado por el auditor interno de MiFamilia, Wilfredo Reyes Vanegas, que consta de 34 folios.
Asimismo, copia debidamente certificada de 16 expedientes correspondientes a los procesos de adopción de menores, comprendidos en el periodo de 2005-2006, que recogen la forma irregular en que los menores fueron entregados, sin conocer el perfil de los adoptantes y menos las condiciones de vida que les esperaban.

Varios delitos
Siero fue denunciado por los presuntos delitos de sustracción de menores, exposición de personas al peligro y cohecho pasivo en perjuicio de los menores de edad, que fueron entregados al margen de la ley a extranjeros cuyos perfiles nunca fueron objeto de estudio.
La Procuraduría propuso como testigos a la ex directora del Centro Divino Niño, Ángela Álvarez Argüello; la directora del Centro Tierra de Judá, Nidia Calvo Ureña; la directora del Centro Villa Familiar, Delvis Mercado; el director del Centro Esperanza para los Niños, Walter Ramírez, y la ex miembro del Consejo de Adopción, Lidia Terán de Astorga.
En la extensa denuncia, la Procuraduría detalla cada uno de los 16 casos sobre los cuales pide investigación, por ejemplo, el de las niñas Claudia Patricia Blandón y Karina Mercado, sustraídas del Centro Tierra de Judá sin ninguna documentación y autorización de egreso, y sin la aprobación del Consejo de Adopción. Las menores fueron dada a una pareja de nicaragüenses.
Detalla la denuncia que el 12 de agosto de 2005, Siero sustrajo a dos menores de edad de apellido Rivera para entregárselas a Trevor Sadler y Victoria Sadler, norteamericanos, sin que se cumpliera con la edad requerida para ser adoptantes. Posteriormente, la institución homóloga en Estados Unidos de Norteamérica, según autorización fechada el tres de noviembre de 2005, les aprueba la adopción de un menor.

Falsificaciones
Al momento de la adopción las niñas no habían sido declaradas en total desamparo, lo que sucedió hasta en septiembre de 2006. Tampoco hubo sentencia de adopción, ni reposición de partidas de nacimiento y se desconoce la situación actual de las menores.
Siero ordenó a las autoridades del Centro Divino Niño la entrega de la menor Johana Acuña, con un acta de ubicación firmada por una analista, pero que según la denuncia fue falsificada por el primero. La menor fue entregada a la pareja de extranjeros, Marlene Crawford y William Latham, antes de ser declarada en abandono.
De igual forma, Siero ordenó al Centro Divino Niño la entrega de la menor Ana Cristina a la pareja de españoles Pedro López Pizarro y Catalina Artes Claveria, sin que se les hubiese aprobado la solicitud de adopción y sin trámite de estudio del perfil de ambos, según la denuncia.
Según la denuncia, Siero habría pedido dinero a los adoptantes para tramitar con rapidez las solicitudes, que en muchos casos no eran objeto de los estudios de ley.