Nacional

Comerciaron con niños

* “Son órdenes de la ministra y se los llevaban sin ninguna documentación legal”, señala licenciada Nidia Calvo Ureña * Agrega que irregularidades se dan desde 2003 y lamenta que Procuraduría se haya limitado a sólo unos casos * Menciona a otras personas supuestamente implicadas, además del ex director de Protección Especial, Pedro Siero, quien confiesa sus “errores”

Luis Alemán

Funcionarias de la Dirección de Protección Especial del Ministerio de la Familia, llegaban al Centro de Atención Tierra de Judá a retirar a niños sin tener documentación que sustentara el egreso de los niños, pero eso no es nada, algunos retiros de los menores fueron hechos hasta en horas no hábiles de trabajo, según lo confirmó la licenciada Nidia Calvo Ureña, Directora del Centro Tierra de Judá.
“Desde el año 2003 se están dando irregularidades y tengo documentación que prueba que funcionarios del Ministerio de la Familia, en nombre de la Ministra, venían a sacar niños sin tener documentación que sustentara los egresos de los niños”, dijo Calvo, quien cuestionó el por qué la Procuraduría sólo auditó 24 casos y no tocó los expedientes de otros niños, donde además de Pedro Siero hay otras funcionarias de la misma Dirección de Protección Especial involucradas.

Hasta en horas de la noche
“Aquí tengo documentado el retiro de niños por funcionarios de MiFamilia hasta en horas de la noche y sin ningún documento”, dijo Calvo, quien aseguró que como directora de un centro de atención a menores no tiene ninguna facultad para incidir en el proceso de adopción de los menores.
“Mi trabajo es recibir a los niños que me envían; los recibo y los mantengo sanos, cuando ellos (MiFamilia) disponen egresar a un niño es asunto que sólo compete a ellos y no a mí, mi responsabilidad es la tutela de los niños en el centro, pero los arreglos de adopciones que hace MiFamilia, eso les compete a ellos”, aseguró Calvo.
La directora del Centro de Protección de Menores contestó de esa manera las acusaciones formuladas por el Ministerio de la Familia, al involucrarla en supuestas irregularidades en la adopción de menores.

Auditoría los acusa
La auditoría AI-WRV-102-04-07, del Ministerio de la Familia, reveló que 24 niños fueron adoptados irregularmente por ciudadanos extranjeros y nicaragüenses, y que ex funcionarios como el señor Pedro Siero, ex Director de Protección Especial del Ministerio de la Familia, recibieron dinero a cambio de “agilizar” los trámites para la adopción.
La auditoria también señala a seis directores de Centros, entre los que se encuentra la señora Calvo Ureña, con responsabilidad administrativa, por no haber observado lo dispuesto en el Código de la Niñez y la Adolescencia.
Según Calvo, ante las irregularidades que como centro observaban en el egreso de los menores, en junio de 2006 intercambiaron comunicación con la Ministra de la Familia, de entonces, Ligia Terán, pero ésta les contestó que “no nos corresponde conocer de situaciones de adopción, sino que nos corresponde ser guardadores provisionales de los niños, y hasta nos pide que nos mantengamos al margen de todo lo que a adopción se refiere”.
“Por qué para ellos sólo el caso de los 24 niños es grave y no investigan otras irregularidades cometidas años atrás”, cuestionó Calvo, quien aseguró tener documentos que sustentan las anomalías de los funcionarios del Ministerio de la Familia.
EL NUEVO DIARIO consultó al Ministerio de la Familia, a través de Relaciones Públicas, sobre los cuestionamientos de Calvo Ureña, pero después de prometer una respuesta, ésta no llegó.

Señala a tres funcionarias
Calvo mencionó a la doctora Maritza Artola Blanco, a la licenciada Karla Landero y a María Lourdes Medina, todas funcionarias de la Dirección General de Protección Especial, a quien señalan de retirar a tres menores del Centro Tierra de Judá, sin la debida documentación, pero Calvo cuestionó el hecho que los tres casos no fueron analizados por la auditoría orientada por la ahora ex ministra, Glenda Ramírez.
Según documentos que tiene Calvo en su poder, la licenciada Maritza Artola Blanco, coordinadora técnica de hogares sustitutos, y la señora Lucrecia Hernández llegaron en diciembre de 2005 a llevarse a una niña originaria de Siuna, argumentando que lo hacían por orientación de la ministra de la Familia, Ivania Toruño, según Calvo, la señora Artola Blanco llegó a las 7:30 p.m.
Calvo detalló que seis meses después, el 17 de julio de 2006, se logró legalizar el egreso de la niña de Siuna, pero eso no es nada, según una carta que no tiene fecha, la doctora Artola Blanco justifica que por el “apremio con que se realizó la orientación de la Ministra”, el egreso de la niña de Siuna fue hecho de manera verbal, pero, además, asegura que “por olvido involuntario de mi parte” no se logró hacer efectivo el egreso de la menor, sino hasta seis meses después.
La niña presuntamente fue entregada el día 2 de diciembre de 2005 a sus padres de crianza y se encuentra en perfecto estado en el municipio de Siuna. Según Calvo, ella fue la que insistió para que legalizaran el egreso de la menor, “pero la Dirección General de Protección Especial no incluyó ese caso a la auditoría y “me quieren trasladar una responsabilidad de la cual no tengo nada que ver”, señaló.

Acepté, pero lo regresé
Pedro Siero, ex director de Protección Especial, aceptó haber recibido dinero, pero aclaró que “se trató de un error mío”. Explicó que en uno de los casos señalados de haber recibido dinero es el de un ciudadano español que le llevó la ministra Ivania Toruño para que le ayudara en los trámites de adopción.
“Yo le ayude en tantas cosas”, dijo Siero, “que al final el español se mostró generoso y me prestó 600 dólares que los pagué enviándolos a través de una transferencia hasta España. Eso fue un préstamo personal”, sostuvo.
Otro grave “error” que Siero acepta haber cometido es recibir dinero de parte de la abogada Colomba Silva Bendaña, quien estaba haciendo trámites de adopción para una pareja norteamericana.
“Ese dinero no era para mí sino para contratar a unos abogados itinerantes para que localizaran al niño que la pareja estaba interesada en adoptar. Ese dinero yo se lo regresé, no me quedé con nada”, dijo Siero, quien aceptó haber recibido ayuda para movilizarse.
“Ese fue mi error, fue de buena fe, no recibí dinero para beneficio personal porque no lo necesito, siempre me he ganado la vida como debe ser y me siento limpio en todo este problema”, insistió.