Nacional

Víctimas del Nemagón arriban a la capital


EFE / END
Miles de campesinos afectados por un pesticida utilizado por compañías bananeras estadounidenses en este país llegaron ayer a Managua, luego de marchar a pie más de 100 kilómetros, durante diez días.
Los ex labriegos de las bananeras llegaron acompañados de sus familiares, que se les unieron a la peregrinación, la quinta en los últimos siete años, que salió el 20 de mayo pasado del municipio de Chinandega, 140 kilómetros al Occidente de Managua.
Los afectados con el pesticida Nemagón, incluidos campesinos que ya no pueden caminar por los estragos de las enfermedades, se instalaron en un parque ubicado frente a la Asamblea Nacional, en el centro de Managua, en demanda de justicia y atención médica.
Dirigentes de los campesinos no precisaron cuánto tiempo permanecerán en Managua.
Victorino Espinales, uno de los dirigentes del movimiento, señaló a la prensa que la marcha es para pedir apoyo al gobierno del presidente Daniel Ortega para sus demandas médicas y judiciales.
Según Espinales, el gobierno actual les ha quitado una serie de beneficios, como el de una partida presupuestaria anual para atender a los afectados, una política de prioridad para los más afectados y medicinas gratuitas, y la ayuda humanitaria para gastos de funeral en los casos de muerte.
El gobierno sandinista ha negado estar incumpliendo esos acuerdos y ha dicho que más bien ha aumentado la ayuda a los afectados con el pesticida.

Demandan respaldo de Ortega
Los afectados por el pesticida Nemagón, Di-bromo cloruro propano (DBCP), que pese a que fue prohibido en el mundo en la década de 1960 las multinacionales bananeras lo siguieron usando en Nicaragua hasta hace pocos años, también solicitaron el respaldo del presidente Ortega en las demandas contra compañías estadounidenses.
Entre las empresas que fabricaron y que utilizaron el pesticida en Nicaragua figuran la Dole Fruit Company, Shell Chemical, Chiquita Brand Internacional, Standard Fruit Co. y Del Monte, las cuales enfrentan una batalla legal con los campesinos, tanto en EU como en Managua.
Los pesticidas fueron utilizados en las bananeras de Chinandega, región eminentemente agrícola del noroeste de Nicaragua, en las décadas de 1970 y 1980, y afectaron a unos 26 mil campesinos de los cuales cerca de 2,500 han muerto, según Espinales.
A causa del pesticida los campesinos aseguran que contrajeron enfermedades como cáncer de piel, esterilidad, deficiencias en el desarrollo óseo y problemas en la vista, entre otras. Los campesinos no descartaron llegar a un arreglo extrajudicial con las empresas estadounidenses, aunque no dieron mayores detalles.