Nacional

Ubican otros restos del norteamericano

* Dos mujeres en el enterramiento, y se sospecha que fueron varios los participantes en horrendo crimen

Máximo Rugama

ESTELÍ
Mientras la Policía continúa atando cabos para encontrar el arma con que la adolescente K.K.H.T., de 17 años, ultimó de dos balazos, el pasado trece de mayo, al norteamericano Kenneth Augustus Kinzel (Jr.), a quien cortó en varios pedazos que luego fue a dejar en dos sectores rurales del municipio, peritos de la entidad determinaron con exactitud la zona donde ella ubicó las extremidades inferiores y salieron en su búsqueda.
De igual forma los peritos de la Policía incautaron varios objetos, como una colchoneta grande, una cama, una refrigeradora y otros enseres, que la muchacha había trasladado para la casa de sus padres, una vez que mató de dos balazos al norteamericano.
Antes ella había confesado que una parte del cuerpo del gringo lo había dejado enterrado en el sector conocido como La Laguna de Santa Clara-Zona Las Torres, a unos doce kilómetros al noreste de Estelí. Esos segmentos de cuerpo humano fueron encontrados.
En ese sitio estaban parte de la caja torácica, la cabeza y las extremidades superiores.
De igual forma, la muchacha había revelado que otra parte del cuerpo la dejó cerca de la carretera que une esta ciudad con San José de Achuapa, pero no ubicó el lugar exacto y por ello a los peritos de la Policía se les dificultó encontrarla.
En ese lugar la Policía corroboró que estaban las extremidades inferiores.
Eran dos mujeres
Ismael Arteta, mandador de la finca, reveló que a eso de las diez de la mañana del jueves diecisiete de mayo llegaron dos mujeres y le pagaron por abrir un hoyo y luego enterraron el paquete que traían.
Dijo que la finca se llama Las Mesas de las Torres, y que no miró nada de lo que había dentro del paquete, y que su patrón no supo de lo sucedido.
Detalló que el vehículo en que se movilizaba la mujer embarazada es un automotor blanco, y que ella lo manejaba.
El relato en los Derechos Humanos
Por su parte, Roberto Petray, coordinador ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de los Derechos Humanos, dijo que la adolescente compareció a sus oficinas.
En ese local manifestó que el sábado doce de mayo a eso de las dos de la madrugada discutió con el gringo, en la casa que alquilaban en el barrio El Calvario.
A decir de la muchacha ante Petray, el norteamericano le manifestó que le sacaría a patadas por la boca el hijo que andaba en el vientre, y colocó una pistola que andaba en una mesa, y fue en ese momento que ella la tomó y le disparó.
Supuestamente se fue alrededor de quince minutos al baño, donde lo dejó agonizando, y cuando regresó ya había muerto. Solo esperó que amaneciera y se fue a la casa de sus padres, ya el sábado doce.
Presuntamente con un cuchillo le cortó los brazos y las dos piernas, y una parte la fue a botar en una zona cerca de San José de Achuapa y la otra en la zona de Las Torres.
Hay más involucrados
Ella declaró ante la ANPDH que cometió toda esta orgía sangrienta sola, pero se conoce que hay al menos dos personas más involucradas, y se habla hasta de un demente.
El comisionado mayor Marvin Castro, jefe de la Policía en Estelí, señaló que los especialistas de la entidad no recibieron una denuncia oficial de la desaparición de Kenneth Augustus.
La investigación la comenzaron por rumores que se regaron a nivel de la población.
Dijo que la Policía abordó a la adolescente K.K.H.H. y efectivamente les expresó que Kenneth se había desaparecido de su casa desde el doce de mayo, pero no dio mayores detalles.
El jefe policial indicó que la muchacha confesó luego de que se presentó a la ANDPH.
Supuestamente introdujo el cuerpo a una especie de jacuzzi que había en la casa donde alquilaban, y que inclusive el cuerpo segmentado lo introdujo a la refrigeradora, aunque Castro no se refirió a ello.
Supuestamente funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos se enteraron de la desaparición del gringo una vez que la señora Maritza Zeledón, dueña de la casa que alquilaba Kenneth, se comunicó con ellos.
Luego lo hizo la ex esposa de Kinzel, quien reside en los Estados Unidos. El comisionado Castro señaló que ya sostuvo comunicación con personeros de la Embajada.
La Policía manifestó se encuentra en una situación difícil por el estado en que se encuentra la supuesta autora (siete u ocho meses de embarazo y porque además es una adolescente).
Usaron sierra
Supuestamente el norteamericano tenía diez meses de convivir con la muchacha.
Los cortes eran perfectos, similares a los que se hacen con sierra. La médico forense del lugar señaló que es probable que sea este tipo de herramienta el que se usó.