Nacional

4 cadáveres más en Kukra Hill


Kukra Hill, RAAS
Se confirmó lo que se temía, cuatro personas que fueron dadas por desaparecidas la madrugada del viernes en las aguas del río Kukra Hill, durante un choque entre dos lanchas que trasladaban a inmigrantes chinos y ecuatorianos, fueron encontradas muertas ayer.
Con el rescate de los cuerpos, la cifra de víctimas del naufragio se incrementó a cinco, luego que una patrulla de la Fuerza Naval y de la Policía de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) descubriera ayer sábado los cadáveres flotando en las aguas del caudaloso río de esa zona selvática.
El jefe de la Secretaría Ejecutiva de la Policía de la RAAS, subcomisionado Rolando Coulson, informó que los muertos son tres chinos y un supuesto coyote nicaragüense que fue identificado como Tranquilino Medina Méndez, de 39 años, quien residía en Bluefields.
Coulson dijo que siguen rastreando el río y la zona montosa de Kukra Hill, porque tienen información que otros tres inmigrantes ecuatorianos siguen desaparecidos.
Al estilo pirata
La población de Kukra Hill, sitio donde ocurrió el accidente, comenta que una banda de coyotes provocó el accidente a propósito, al tratar de detener la lancha donde viajaban indocumentados, para robarles el dinero y las pertenencias.
Esta hipótesis toma fuerza luego que un sobreviviente de la tragedia, Hugo Eduardo, de origen ecuatoriano, declarara que los indocumentados habían pagado a los traficantes unos siete mil dólares por persona.
Eduardo también declaró ante la Policía Nacional que la panga donde supuestamente viajaban los coyotes, después de golpear el navío en que se movilizaban los inmigrantes, trató de embestir al menos dos veces a las personas que cayeron al agua.
Sobre la declaración del indocumentado, el subcomisionado Luis Alberto Pérez Olivas, jefe policial de la zona, expresó que a la fecha no se ha determinado mano criminal en el naufragio, y se presume de un accidente por falta de visibilidad para navegar.
“Creo que se trata de un accidente no intencionado. Recordemos lo peligroso que es navegar de noche sin señales luminosas”, comentó Pérez Olivas.
Lancha sobrecargada
El accidente ocurrió entre las once de la noche del jueves 24 y la una de la mañana del viernes 25 de mayo, a cinco kilómetros al sur del municipio caribeño de Kukra Hill. Las autoridades presumían que inicialmente en la nave viajaban 38 ciudadanos de China Popular y diez ecuatorianos.
Con el rescate de los cinco cadáveres y la desaparición de tres ciudadanos ecuatorianos, se calcula que la cantidad de inmigrantes era superior a 60 personas, por lo cual la lancha iba sobrecargada.
El comisionado Pérez Oliva informó que ayer por la madrugada trasladaron vía acuática y terrestre hacia las Oficinas de Migración y Extranjería, en Managua, a los sobrevivientes del naufragio.
La niña Katherine Godoy Guillén, de cinco años, hija de la ecuatoriana ahogada en el accidente, Dunia Guillén, también fue trasladada a Managua ayer vía aérea. Según la comisionada Mercedes Ampié, jefa nacional de las comisarías de la Mujer, Niñez y Adolescencia, la menor estaba en buen estado de salud, pero afectada emocionalmente por la pérdida de su madre.
Niña pide a su mamita
De acuerdo con Martylee Ingram, jefa de la Comisaría de la Mujer en Bluefields, la menor es atacada constantemente por una crisis de llanto y pide que la regresen “con su mamita”.
Según testigos del accidente, Dunia Guillén, de 22 años, colocó a su hija sobre su cabeza y pedía auxilio para que la rescataran. La niña fue salvada, no así la madre, quien se ahogó y su cadáver fue enterrado en el cementerio municipal de Kukra Hill, justo donde se había enterrado meses atrás a un inmigrante chino que murió ahogado en otro accidente acuático.
La menor fue entregada ayer a la delegación de Managua del Ministerio de la Familia, mientras las autoridades hacían contactos con la embajada de Ecuador para entregar a la menor a su familia, en caso que la tuviese.
EL NUEVO DIARIO intentó comunicarse ayer con la embajada de Ecuador, pero allí dijeron que no había nadie que pudiera responder qué gestiones harán con la niña y demás sobrevivientes.
Junto a los sobrevivientes, la Policía de la RAAS detuvo a los presuntos coyotes nicaragüenses: Delvin Fernández Flores, de diecinueve años; Holman José Omier Ortega, de 27; Guillermo Ferguson, de 53; Johan Mitchel Allen Tucker, de 22; y Pablo Ríos Leiva, de dieciséis años.
¿Conexión colombiana?
La noche del viernes 25 de mayo, una fragata de los Estados Unidos de América que navegaba cerca de Corn Island, capturó a tres colombianos que viajaban en una panga de las costas de Nicaragua hacia Colombia.
El subcomisionado Rolando Coulson afirmó que los marinos gringos entregaron a los detenidos a la Fuerza Naval Nicaragüense y ésta los remitió a la Policía local.
“No descartamos que estos colombianos sean parte de la red de traficantes de indocumentados que trajo a Nicaragua a los inmigrantes chinos y ecuatorianos que naufragaron cerca de Kukra Hill”, explicó Coulson.