Nacional

Keyla tiene pesadillas con rostro del asesino

* Llevarán a testigos con la fuerza pública y hablan de un misterioso tercer hombre en asesinato de Oviedo * Pediatra dice que sospechoso estuvo en consulta, pero no sabe a qué hora se fue

Lizbeth García

“Obviamente que ellos y su familia van a argumentar que no fueron, pero cuando tenés el rostro de la muerte enfrente tuyo, no se te olvida nunca jamás. Yo sueño todas las noches con ese hombre”, dijo la cantante Keyla Rodríguez al identificar a Javier Antonio Juárez como el supuesto coautor de la muerte de su marido, Arnulfo Oviedo, aunque los testigos revelaron que en la escena del crimen había un tercer hombre tatuado.
Los investigadores del crimen, entre ellos Pedro Rizo, declararon que cuando el testigo Steven José Espinoza hizo el reconocimiento de reos, dijo que había un tercer hombre corriendo en la escena, pero no lo vio bien, porque después de la detonación no venía del sitio donde estaba el vehículo de la víctima, aunque a los otros dos sí los observó bien, porque inclusive uno de ellos casi se lo pasa llevando.
Según el investigador, el tercer hombre era gordo, blanco y con un tatuaje en el lado izquierdo del brazo.
El fiscal Arnulfo López señaló que no investigaron quién era ese tercer hombre porque “no tiene que ver nada” en el crimen, porque a quienes reconocen plenamente los testigos es a los acusados Juárez y Salgado, empero los abogados defensores, José Luis González y Carlos Palacios, aprovecharon al máximo ese nuevo elemento para alegar que a Juárez y a David Salgado Matus, “El Pollo”, les están imputando un crimen que, probablemente, fue cometido por otras personas.
“Los vi a los dos”
Sin embargo, la cantante fue contundente al decir: “Yo logré identificar a ambos. Ellos fueron bastante… (violentos). Imaginate con un disparo en la cabeza… ¿Qué más violencia querés con eso? En el momento que realizaron el disparo, yo estaba agachada sacando algo de mi bolso y sólo escuche la detonación”.
La viuda señaló que inmediatamente después del disparo volvió el rostro hacia el asiento del conductor, y pudo ver a Juárez de pie cerca de donde yacía su marido ensangrentado.
Explicó que pudo reconocer a los dos acusados, porque el día de los hechos los vio cruzar la vía cerca de los semáforos del puente Paraisito, y le llamaron la atención porque una persona mayor (en este caso Juárez) no siempre anda vestida con un short “cholo” (azul). También vestía una camiseta blanca y llevaba puesta una gorra roja. El otro, “El Pollo”, andaba de camisa clara manga corta y pantalón de vestir.
Durante la vista, que inició a las tres y media de la tarde y concluyó a eso de las siete de la noche, “desfilaron” cuatro peritos de la Policía para acreditar que el arma con que mataron a Oviedo fue una calibre nueve milímetros, a corta distancia (menos de cien centímetros), que en el short que le ocuparon a Juárez García había dos manchas presuntamente hemáticas, y que los acusados, se supone, estuvieron en la escena del crimen antes y después.
No obstante, uno de los testigos que está propuesto por la Fiscalía y la defensa, el pediatra Luis Javier Sandoval, dice que el día del crimen “El Pollo” estuvo con su hija en su clínica, pero no pudo decir a qué hora salió de ahí porque su consultorio no tiene vista hacia la sala de espera, pero con base en el testimonio que el matrimonio Brenes Urbina le dio hace cuatro días, calcula que el imputado aún estaba en la clínica a las 6:40 de la tarde del 27 de febrero.
Testigos serán llevados a la fuerza
José Luis González señaló que no propuso al matrimonio como testigos de descargo a favor de David Salgado, porque desconocía su existencia, pero le satisface, porque probará la inocencia de su defendido. Carlos Palacios restó importancia a la declaración de Keyla Rodríguez porque en ningún momento vio a Javier Antonio Juárez disparar.
Según la acusación, el crimen ocurrió entre las 6:30 y las 6:45 de la noche, pero el policía que debía declarar sobre los minutos que “El Pollo” pudo haber utilizado para trasladarse después de salir a la clínica hacia el sitio donde ocurrió el crimen, no llegó al juicio pese a que estaba debidamente citado.
A petición del Ministerio Público, el juez suplente Cuarto Penal de Juicio, Donaldo Alfaro García, ordenó hacer comparecer por la fuerza público al policía y a los tres civiles, entre ellos los que ubican a los acusados en el lugar del crimen, antes, durante y después del mismo, a fin de garantizar su presencia a la continuación del juicio oral este 24 de mayo.
Keyla Rodríguez hizo un llamado a toda la sociedad civil para empezar a preocuparse por la seguridad ciudadana, “porque mañana puede ser tu mamá, tu hermano, mi hermano… esto no se detiene aquí”. Finalmente, dijo que con todas las pruebas que la Fiscalía presentó ayer, pueden pedir la pena máxima y más para los acusados.