Nacional

Edil de San Rafael del Sur despachaba en restaurante

* Era cotidiano el consumo de miles de córdobas en cócteles, jalapeños, pollos al vino, sopas marineras y camarones * Delicados paladares eran halagados con la especialidad de la casa: langosta summer, a 390 córdobas el plato * El Primero de Mayo dieron “trabajo” a sus sistemas digestivos, pagando con el dinero de los contribuyentes 4,126 córdobas

Luis Galeano

A los concejales de la Alcaldía de San Rafael del Sur les encanta degustar la “langosta summer” y la “sopa marinera” del Hotel Summer, ubicado a orillas del populoso balneario de Masachapa, máxime cuando no es de sus bolsillos que sale el dinero para pagar por comerlas, sino de las cuentas de la comuna.
Los actos irregulares en el manejo de los fondos de la Alcaldía de San Rafael del Sur salpican tanto al suspendido edil Santiago Ruiz Molina como a los concejales de esa comuna. Evidencias de fraude, malversación, nepotismo y “barra libre” han aparecido por todas partes. La “barra libre” a favor de los concejales, es de la que brindamos más datos en esta nota.
El vicepresidente de la Contraloría, Lino Hernández, dijo que desconocen las irregularidades de este caso y señaló que esperarán a que cualquiera de las partes involucradas interponga la respectiva denuncia ante ellos para autorizar una auditoría.
La “langosta summer” cuesta la moderada suma de 390 córdobas cada una, mientras que las “Sopas Marineras” cada una asciende a 340 córdobas, y en el paladar de los concejales su sabor no podía faltar.
Así lo demuestran copias de las facturas de ese hotel a nombre del cliente Alcaldía Municipal de San Rafael en poder de EL NUEVO DIARIO, muchas de las cuales revelan el consumo de hasta dos días seguidos y en donde las cuentas nunca bajaron de más de 2,700 córdobas en una sola sentada.

Gustos de alta cocina
La factura No 18509 del 19 de marzo pasado señala que los concejales consumieron un total de 3,628 córdobas de un café, un cóctel mixto, 2/4 de pollo frito, 3/4 de pollo, dos ½ pollos fritos, ½ pollo empanizado, dos sopas marineras, tres langostas summer, un langosta en salsa, un arroz con camarón, cuatro té helados, cuatro jugos, ocho gaseosas, un camarón empanizado, dos cócteles de camarón y un cóctel de concha.
Ocho días después, el 27 de marzo, los concejales volvieron al Hotel Summer y esta vez de acuerdo con la factura No 18617, bajaron el consumo hasta 2,788 córdobas, de dos jugos de naranja, un té, un agua, ½ pollo asado, 3/2 pollos al vino, tres langostas summer, un churrasco de res, ½ pollo frito, dos pargos medianos y un camarón empanizado.

El Primero de Mayo hasta postres
El pasado Primero de Mayo, “Día Internacional de los Trabajadores”, los representantes del gobierno municipal de San Rafael decidieron poner a trabajar su sistema digestivo, y para ello fueron una vez más al Hotel Summer, en esta ocasión a consumir un total de 4,126 córdobas, según la factura No 18635.

¿Qué comieron?
Cuatro camarones empanizados, tres filetes jalapeños, dos pargos familiares, una langosta summer, dos filetes a la barbacoa, un arroz con camarones, una brocheta de marisco, un cóctel de camarón, tres tostones con queso, dos antojitos variados, cinco jugos de naranja, seis té, nueve gaseosas, ocho aguas, y para cerrar con broche de oro, 15 postres.

La sopa para el desvelo
Al día siguiente, el 02 de mayo, seguramente desvelados por la fiesta de los trabajadores, los concejales se dieron cita nuevamente en “Summer” y se apuntaron seis sopas marineras, dos camarones empanizados, ¼ de pollo, un filete de pescado, cuatro pargos pequeños, dos cócteles de camarón, 15 gaseosas, un extra de tostón, un extra de arroz, ½ pollo frito, dos cafés y un té.
La factura No 19601 indica que la cuenta para el cliente Alcaldía Municipal de San Rafael del Sur fue de 2,704 córdobas.
Dos días después, el 4 de marzo, una vez los pescadores de Masachapa vieron a los concejales acomodarse en las sillas del Hotel Summer, esta vez para consumir 4,058 córdobas, de acuerdo con la factura No 19633; y un día después, el 5 de marzo, se sentaron en las mismas sillas para consumir 3,585 córdobas, según revela la factura No 19751.