Nacional

Pallais: No cabía

* Debate de comunicadores, parlamentarios y juristas pone las cosas en su lugar y deja clara la obsesión del Poder contra los periodistas * Le echan la culpa al asesor Alfredo Chirinos, pero éste asegura que sólo se trataba de “un principio inspirador” que no implica ningún castigo. * Al final, el asunto de la contrastación de las fuentes y la no revelación de las mismas quedó exhibido como una soberana ignorancia, al hablar Dra. Moreno

José Pallais reconoce que regulación está fuera de lugar en Ley de Acceso

Rebaten “artículo Chirinos”

* Doctora Asunción Moreno desenmascara intención de diputados
* Diputado Edwin Castro alegre porque conoceremos el secretismo de Unión Fenosa, pero no habla de su gobierno

Un intenso debate sobre la Ley de Acceso a la Información Pública se produjo ayer en la Universidad Centroamericana (UCA), auspiciado por esta universidad, Canal 10 y EL NUEVO DIARIO, mismo en el que quedó clara la importancia de la legislación, así como lo fuera de lugar que se encuentra el artículo 46 que regula innecesariamente el ejercicio periodístico.
En el debate también auspiciado por la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UCA y el programa El 10 en la Nación, de Jaime Arellano, participaron el doctor Guillermo Rothschuh Villanueva; los diputados José Pallais y Edwin Castro; el académico Alfredo Chirinos y Orestes Papi, de la Fundación Chamorro. Los moderadores fueron Francisco Chamorro, Subdirector de EL NUEVO DIARIO; la doctora María Asunción Moreno, Directora de Postgrados de la Facultad de Derecho de la UCA; el propio Arellano y un representante de la Cámara de Comercio.
El artículo 46 de la Ley de Acceso, formulado para que los ciudadanos ejerzan el derecho a saber, reitera el principio de responsabilidad periodística ya establecido en el artículo tres, inciso seis, de la ley, al tiempo que obliga a los periodistas a “contrastar” fuentes y enuncia la reserva de la fuente del comunicador.

La “Ley Chirinos”
Dicha regulación fue el corazón del debate. Alfredo Chirinos, formulador de este principio de responsabilidad en un documento de trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA), aseguró que el artículo 46 sólo contiene “un principio inspirador” y no implica ningún castigo, ni cortapisas a los periodistas. El doctor José Pallais reconoció que los legisladores nicaragüenses tomaron el famoso artículo 46 de la propuesta de Chirinos.
Chirinos argumentó que dicho artículo solamente retoma lo establecido en la Declaración de Chapultepec, adoptada el 11 de marzo de 1994 por líderes políticos y académicos. En dicha Declaración se establece el principio de responsabilidad de la prensa cuando se dice que “la credibilidad de la prensa está ligada al compromiso con la verdad, a la búsqueda de precisión, imparcialidad y equidad”. Chirinos hizo alusión también a una Declaración de Lima.

Rothschuh cuestiona
Sin embargo, Rothschuh aclaró que tal principio de responsabilidad --con el que se está de acuerdo-- ya se encuentra consignado en el artículo 66 de la Constitución, que establece el derecho de los nicaragüenses a una información veraz. Asimismo, cuestionó a Chirinos por citar de forma “restringida y falseada” la Declaración de Chapultepec, pues ésta también advierte que “los medios de comunicación y los periodistas no deben ser objeto de discriminaciones o favores en razón de lo que escriban o digan”.

Castro defiende a Chirinos
Castro salió a la defensa de Chirinos dando a entender que el inspirador del polémico artículo es una magnificencia de académico, al tiempo que echó a andar una más de sus bromas incomprensibles. Chirinos también rechazó el señalamiento.

Lima y Chapultepec
Francisco Chamorro, Subdirector de END, también cuestionó el artículo 46 de la ley, y explicó que las declaraciones de Lima y Chapultepec estaban bien bonitas pero debían quedarse ahí, en Lima y Chapultepec. Chamorro recalcó que el polémico artículo sí es regulatorio y creará problemas en la cobertura periodística, pues se preguntó ¿quién decidirá si las fuentes periodísticas fueron “debidamente contrastadas” en un reportaje? Chamorro también dijo estar en contra de cualquier privilegio a favor del periodismo, sobre todo cuando está establecido en una ley que es para el acceso ciudadano a la información pública.

Moreno en escena
Sin embargo, cuando el debate se había calentado, la doctora María Asunción Moreno hizo una brillante y breve disertación, que zanjó la discusión. Moreno ilustró con claridad tres puntos: 1) El artículo está muy bueno pero no tiene nada que hacer en una Ley de Acceso a la Información, porque se dedica a regular el ejercicio periodístico. 2) Explicó el sinsentido de exigir el contraste de fuentes cuando se trata de acceso a información, precisamente, de carácter oficial. 3) Y por último, se preguntó, ¿por qué se va a proteger a la fuente del periodista si se trata de los mismos funcionarios públicos que están obligados a brindar la información a los ciudadanos? Es decir, ¿la idea es proteger a los funcionarios públicos?
Lo ilógico del artículo --en referencia al resto del cuerpo de ley-- dejó en evidencia la intencionalidad con la que fue redactado. El doctor Pallais, en una de sus intervenciones, reconoció que “a lo mejor” el artículo estaba, efectivamente, fuera de lugar.