Nacional

Plantón de mujeres ante Corte Suprema

* Angustiosa incertidumbre de médicos y pacientes por cese de aborto terapéutico

María Haydée Brenes

El saldo fatal por la penalización del aborto terapéutico en el primer trimestre de 2007 llegó a 42 muertes, y los huérfanos suman 90, pero mientras esto ocurre, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no se pronuncia respecto al recurso de amparo que asociaciones de mujeres y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) introdujeron en enero pasado.
Han transcurrido casi seis meses y la espera continúa, mientras las mujeres más pobres del país sufren las consecuencias, dijo ayer, durante una conferencia de prensa, el doctor Leonel Argüello. No podemos continuar así, estas mujeres fallecieron por no haber recibido atención médica inmediata.
“El miedo está impidiendo que se actúe de forma rápida en casos de emergencia. La mayoría de las mujeres que han muerto, han sido consideradas pacientes problemas, y lo que hacen es evitar atenderlas o trasladarlas a otras unidades de salud; mientras el tiempo transcurre, la posibilidad de vida de la mujer disminuye. No hay razón de esperar, somos médicos, y de acuerdo con la ley, estamos en la disposición de salvaguardar la vida y atender las emergencias”, dijo el doctor Argüello.

No se acaban los abortos
El doctor Leonel Argüello comentó que con la penalización del aborto terapéutico no se acaban los abortos, pues para que uno de este tipo se aprobara, era necesario el aval de una junta de tres médicos especialistas. El año pasado, en Nicaragua sólo se realizaron nueve abortos terapéuticos.

Un recurso con información
Por su parte, Lilliam Sepúlveda, representante del Centro Internacional de Derechos Reproductivos con sede en Nueva York, introdujo en la Corte Suprema de Justicia una intervención de terceros que tiene como objetivo brindar a los magistrados información sobre la legislación internacional que transgredió la Asamblea Nacional al penalizar el aborto terapéutico.
“El Estado nicaragüense es suscriptor de convenios internacionales por la defensa y respeto de los derechos de las mujeres tan elementales como el derecho a la vida, a la salud y a la educación. En el documento que se entregó, se da a los magistrados esa información para sustentar el recurso que está a la espera de una resolución”, afirmó Sepúlveda.

(Con la colaboración de Yaoska Dávila)