Nacional

Choque frontal por petróleo venezolano

* Francisco López, de Petronic, Emilio Rapacciolli y los diputados del FSLN se mantienen en que operación es privada con Venezuela * Diputados del PLC y la ALN reiteran que el crédito del 40% de la factura es deuda pública y su gasto debe administrarse en el Presupuesto Nacional

Gustavo Alvarez

En una confrontación entre diputados liberales y sandinistas se convirtió la comparecencia de autoridades de Petronic y el Ministerio de Energía y Minas ante la Comisión Económica del Parlamento, porque los funcionarios del Gobierno insistieron en que la operación de importación de petróleo venezolano no necesita de un aval de la Asamblea Nacional.
Los liberales argumentaron que al importar el petróleo venezolano con un porcentaje al crédito, se genera un endeudamiento, y al ser la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (Petronic) una empresa estatal, queda claro que se está asumiendo una deuda pública y ésta debe aprobarla el Parlamento. Algunos diputados hasta amenazaron con paralizar el trabajo parlamentario si el gobierno insiste en su posición.
El presidente de Petronic, Francisco López, y el ministro de Energía y Minas, Emilio Rapacciolli, dijeron que el contrato entre Petronic y la venezolana PDVSA en ningún momento habla de endeudamiento público y que se trata de una operación entre dos empresas que está permitida por la ley.
El acuerdo entre Venezuela y Nicaragua establece, entre otras cosas, que el país recibirá petróleo hasta en 10 millones de barriles, pagando de contado el 60 por ciento del valor y el otro 40 por ciento a 25 años de plazo, con dos años de gracia y el uno por ciento de interés.
El diputado Wilfredo Navarro consideró peligroso que el gobierno no quiera que se establezcan controles para el manejo de grandes cantidades de dinero de la importación de petróleo venezolano, que se estima de hasta 300 millones de dólares al año.
“Les enseñamos hasta la saciedad que la Ley de Endeudamiento Público dice en sus artículos 2, 6 y 9 que es deuda pública toda aquella deuda que adquiere una empresa del Estado, y Petronic es una empresa del Estado”, subrayó Navarro.
El parlamentario aseguró que presionarán al gobierno para que dicho endeudamiento pase por la Asamblea Nacional, para lo cual, boicotearán proyectos de ley que le interesen al gobierno y podrían paralizar el Parlamento.

Lavado de dinero
Navarro dijo que lo más grave es que “percibimos que aquí se está lavando dinero. Están lavando dinero de Venezuela a Nicaragua por parte de Petronic, porque no quieren que se establezcan controles para estas grandes cantidades de dinero”, expresó.
El parlamentario agregó que otro efecto demoledor y peligroso de esta operación, es que poco a poco Petronic quiere sustituir a los proveedores naturales de petróleo en el país; como son la Esso, Shell y Texaco, y no se sabe cuánto tiempo se va a mantener Chávez en el gobierno de Venezuela, lo que significaría destruir la infraestructura de Nicaragua con un cambio de gobierno en el país suramericano.
Por su parte, el presidente de la Comisión Económica, el también liberal Francisco Aguirre Sacasa, dijo que este tema no debería politizarse, porque no se trata de si están sacando ventaja grupos de derecha o izquierda, sino de ver que se cumpla el Estado de Derecho en la operación de importación de petróleo por parte de la estatal Petronic.
Dijo que lo que más preocupa es el uso que se le daría a los recursos que generará esa deuda, los que pueden desaparecer en un gran hoyo negro, tal como ocurrió con los 12 mil 500 millones de dólares de deuda que dejó el régimen sandinista en el gobierno de los años 80.
“El único accionista de Petronic es el Estado, y Venezuela va a insistir a Nicaragua que le pague la deuda”, opinó Sacasa.
El diputado Pedro Joaquín Chamorro, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), coincidió con sus colegas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en que la operación es una deuda pública y que debe ser aprobada por la Asamblea Nacional.

Sandinistas no ven endeudamiento
El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez dijo que lo que ha quedado demostrado y se ha explicado en el caso del petróleo venezolano, es que no existe endeudamiento público como tal, porque aunque Petronic es del Estado, no significa que todas las deudas que asuma esta empresa son necesariamente del Estado.
Según Gutiérrez, la misma Ley de Régimen Presupuestario y Administración Financiera dice que las empresas estatales son entes que tienen patrimonios y personalidad jurídica propia, y que mientras Petronic no pida un aval que se decrete como acuerdo presidencial y que se ratifique en la Asamblea Nacional, sencillamente no es deuda pública del Estado, sino una deuda de la empresa, que tiene que reconocerse con los mismos activos de Petronic.
El diputado aseguró que todo el problema radica en que sectores de la derecha están tratando de afectar el acuerdo de cooperación con Venezuela, que beneficia al gobierno de Nicaragua, y cuyos fondos no se quedarán en manos de tres o cinco familias que generalmente se han venido enriqueciendo a costas del Estado.
Añadió que cualquier beneficio de esta transacción será reportado al Presupuesto de la República para financiar el gasto social, para destinarlo a salud, educación y crédito para los productores.

Todo es legal
Francisco López, Presidente de Petronic, dijo que ha quedado demostrado que mes a mes están haciendo una declaración a la Dirección General de Ingresos, en la que se establece por factura, los clientes, montos y lo que constituyen las ventas mensuales de cada producto que realiza la empresa.
Negó que exista temor de que sea el Parlamento el que apruebe esta operación, y que de cada barril de combustible que entra al país, está reportado todo el movimiento ante todas las instancias del país, según lo establece la ley.
López dijo que el contrato es específico, que establece claramente las normas y procedimientos para pagarse y que el problema de los que se oponen es por sentimientos personales o apasionamientos de otra índole.
También negó que haya competencia desleal con las otras petroleras, asegurando que mantienen una relación armónica con las otras compañías distribuidoras de combustible.
Emilio Rapacciolli, Ministro de Energía y Minas, dijo que el financiamiento con el que se está comprando petróleo venezolano, no constituye ningún compromiso ni deuda para el país y que están trabajando con ética y responsabilidad en la labor que lleva a cabo Petronic.