Nacional

Polvo africano por 48 horas, ¡no se exponga!

* Recomendaciones médicas y de Ineter para evitar daños en la salud

Melvin Martínez

Puede ser un mal presagio para los supersticiosos, o una señal apocalíptica para los cristianos, interprételo como quiera. Lo cierto es que en las próximas 48 horas en algunas regiones del país el cielo se tornará en un color café rojizo y se dejará ver una densa nube de polvo procedente del desierto de Sahara, al norte de África, que dejará a su paso varias enfermedades si no se toman las medidas preventivas adecuadas.
El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó que la nube proveniente del centro de África se desplazará por Centroamérica, Florida, Venezuela y Colombia entre hoy y el domingo. El fenómeno también es conocido como la “Intrusión sahariana”.
De acuerdo con el Ineter, los lugares más propensos a sufrir los embates del fino polvo son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala, y las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas.
Según Guillermo Quirós, Director del Instituto Costas de la Universidad con sede en Costa Rica, el fino polvo afecta la visibilidad, reduce la calidad del aire, disminuye la radiación solar sobre la superficie del océano y afecta los corales.
El especialista expresó que aunque el efecto sobre la salud de los seres humanos ha sido investigado poco, se sabe que el polvo acarrea consigo microorganismos con al menos un patógeno conocido en las muestras analizadas del polvo en Florida.
“Se conoce que contaminantes químicos como pesticidas, plastificantes, derivados
farmacéuticos y metales pesados, algunos de los cuales son conocidos disyuntores
endocrinos, son también transportados”, indicó el especialista.
Se cree que el polvo contiene esporas de aspergillus, causante de muerte en personas con Sida. Advierte, además, que la nube de polvo es un peligro secreto --microbios y bacterias-- que dejan un rastro de enfermedades a su paso.

Sus orígenes
El acelerado proceso de deforestación del corazón del continente africano, desde hace 30 años, ha convertido gradualmente en desierto el territorio de muchos países tales como Libia, Nigeria, Gambia, Guinea y Camerún.
Estas áreas deforestadas se han unido al antiguo desierto del norte del África y hoy su extensa superficie contribuye a que se levanten grandes tormentas de polvo.
Entre las partículas nocivas que se han encontrado en esta nube africana destacan: Mercurio, en concentraciones de dos partes por millón, originado en las minas a cielo abierto de Argelia.
Pesticidas de uso prohibido en países desarrollados, pero frecuentes en el norte del
África en la región del Sahel. Microorganismos que inducen crisis de asma en los niños caribeños, tal como se ha encontrado en Puerto Rico y Trinidad.
Otras especies posiblemente afectadas son las de alta sensibilidad a los cambios en su ambiente, como las ranitas rojas en la selva de nuestro país y algunas ranas australianas.

El fenómeno de la semana
“Los satélites polares de alta resolución nos permiten conocer de cerca su estructura, en su paso cerca de las islas de Cabo Verde. En las horas extremas del día, al anochecer y al amanecer, se pude notar un color café rojizo cerca del disco solar. O bien, desde lugares altos que dominen extensos valles, se podrá notar la acumulación de polvo en el horizonte.
En lugares donde no llueva, los niños pueden presentar alergias y asmas. En esta
semana, analizando el comportamiento de la atmósfera, los lugares más propensos son Nicaragua y Honduras”, remarcó.

Recomendaciones de Ineter
1 Ineter recomienda evitar el acceso al aire libre, especialmente de niños, ancianos y personas que padecen enfermedades respiratorias.
2 No practicar deportes o cualquier actividad intensa al aire libre, en vista que la contaminación aumenta con la combinación de las partículas y el calor.
3 Los sectores de las regiones autónomas del Atlántico Norte y Sur deben seguir muy atentamente las recomendaciones anteriores por ser las personas más afectadas.