Nacional

Polaris se compromete a producir 66 megavatios

* Presidente de la empresa asegura que invertirán 200 millones de dólares y que alcanzarán meta en 2009

Eloisa Ibarra

Charles Thomas Ogryzlo compareció en conferencia de prensa con el procurador general de la República, Hernán Estrada, para informar de la firma de un acuerdo que deja en suspenso la demanda de nulidad que el Estado había anunciado contra la empresa Polaris por no cumplir con lo establecido en un contrato de concesión.
Estada informó que firmaron un acuerdo en términos de equidad y justicia empresarial, y con una activa cooperación, a efectos de que esta vez la concesión no falle, sea exitosa y genere la energía que tanto necesita el país en las mejores condiciones y términos para sus ciudadanos.
El Estado nicaragüense se ha asegurado el dominio sobre sus recursos naturales y tendrá la potestad y el sumo imperio porque no ha renunciado a su soberanía y a defender sus intereses. Hemos dejado establecida la voluntad de respetar los contratos toda vez que cumplan por encima de los intereses empresariales, dijo Estrada.

Los compromisos de Polaris
Polaris se comprometió a hacer inversiones más efectivas y a aumentar su capacidad hasta generar 66 megavatios en 2009. No obstante, según Estrada, aún queda pendiente un plan efectivo de trabajo para que se cumplan los objetivos.
Ogryzlo, quien expresó su satisfacción por los términos del contrato, reconoció que habían detenido el trabajo de la empresa en meses previos por cierta incertidumbre en esperara de qué resultaría con el nuevo gobierno.
“Cuando hay cambios en el gobierno, tienen derecho a ver qué pasó en los años anteriores, no es algo nuevo para nosotros, pero fue algo muy fuerte y nos golpeó en el valor de las acciones, cuya venta fue detenida a partir del acuerdo”, indicó el empresario.
Agradeció la buena fe del ministro de Minas por llegar a un acuerdo de forma abierta, y aseguró que cuando arranque la ampliación, en sus construcciones emplearán a unos 600 ó 700 trabajadores, en una inversión que llegará a los 200 millones de dólares para generar 66 megavatios.
Con el propósito de superar los obstáculos que han retrasado el desarrollo del Proyecto San Jacinto–Tizate, los empresarios de Polaris se comprometieron a realizar sus mejores esfuerzos para alcanzar acuerdos que permitan superar dichos obstáculos y asegurar el cumplimiento establecido en la licencia de generación actualmente en vigencia de 66 MW.

La concesión a Krüger
En julio de 2000, Ervin Krüger, presidente de la empresa Kitco, firmó una concesión para explotación del campo San Jacinto-Tizate por un período de 20 años, prorrogable por 10 más, así como la venta de energía al Estado por valor de 0.0595 dólar por cada kilovatio hora.
En esa oportunidad, Krüger afirmó que con ese contrato el Estado recuperaría 26 millones de dólares que invirtió en el campo geotérmico en 1992, y en seis meses podría generar cinco de los 66 megavatios de energía que se comprometió a generar, y en 16 meses hasta 25 megavatios, para cumplir con el contrato.
Lo anterior significa que desde diciembre de 2001 San Jacinto-Tizate debería de estar produciendo 25 megavatios por lo menos, sin embargo, durante toda la Administración anterior no pasó de siete.
Ervin Krüger primero representó a los rusos que reciben la concesión en 1999, luego firmó una concesión como socio de Kitco, de San Jacinto Power, y ahora de la Empresa Polaris, que tomó la administración del proyecto desde junio de 2004, asociada a canadienses, y fue hasta en julio del año pasado que inauguraron la primera planta.
A finales de 2003, la Contraloría General de la República (CGR) denunció de nulidad la privatización de San Jacinto-Tizate a favor de San Jacinto-Power S.A., porque se les cedía el derecho de uso de las instalaciones físicas y pozos de la empresa del Estado, Intergeoterm, sin que ENEL hubiese obtenido ningún beneficio.