Nacional

30 años de “noche oscura”

* De 768 megavatios de los diversos tipos de energía que el país debería generar sólo produce 420, y ningún gobierno preparó un plan energético, señala experto * Tres décadas se fueron sin un programa sostenido de generación y de producción energética * Nicaragua presenta condiciones geológicas privilegiadas para la producción de 3 mil o más megavatios de energía limpia y de bajo costo, señala director del Cigeo-UNAN

Edwin Sánchez

Si se toma en cuenta que hasta 1977 existía “mal que bien” un plan de recursos energéticos y geotérmicos, y luego los cuatro gobiernos posteriores se olvidaron de que la generación eléctrica es indispensable para el desarrollo de un país, los datos que muestra un profesional de la geociencia apuntan a pintar un cuadro que puede titularse “30 años de Noche Oscura”.
Si un país cuenta con una capacidad instalada para generar 768 megavatios de los diversos tipos de energía y sólo produce 420 megavatios, esto significa que “enfrenta una situación de emergencia”, y ni siquiera hay un plan para revertir este deterioro que atenta contra el desarrollo nacional.
La poca generación de energía significa que ha faltado sostenimiento de la capacidad instalada, juzgó el ingeniero Dionisio Rodríguez, Director del Centro de Investigaciones Geocientíficas, Cigeo, de la UNAN Managua.
La geotermia es un ejemplo típico, indicó Rodríguez. El campo Momotombo cuenta con dos plantas que producen 35 megavatios cada uno, pero ahorita llega apenas a 37. En 1997 era casi de 15 megavatios. Si no alcanza la capacidad instalada es por falta de un plan de sostenimiento.
El también experto en geotermia dijo que en los últimos 30 años no ha habido un plan sostenido de generación y de producción energética. “Todo eso lo veo como falta de un plan energético nacional que incluya un subplan de emergencia energética nacional”.
El gobierno tiene ante sí una magnífica oportunidad para hacerle frente a la situación energética, elaborando el Plan Energético Nacional que hace falta. Y debe involucrar entidades del gobierno, a los profesionales nacionales e instituciones científicas del país, recomendó.
Tenemos una situación de emergencia, pero no se conoce un plan de emergencia concreto y claro, donde estén involucrados el desarrollo de todas las fuentes de energía posible. Sabemos que disponemos, en primer lugar, de energía térmica, la hidroeléctrica, la geotérmica y el bagazo de la caña.

Desprecio de otras fuentes
Sin embargo, agregó, por falta de un plan de desarrollo energético no se ocupan otras como la eólica y la solar con los paneles. “No debe pensarse sólo en la generación a gran escala, sino también en la generación local para poder darle respuesta a la población en lugares, sobre todo, alejados de las ciudades”.
Rodríguez manifestó que si hay plan de energía nacional, incluyendo las fuentes renovables y no renovables, Nicaragua tendría que pasar por todas las citadas, dejar la térmica en última instancia, si se quiere la transformación del consumo de energía de petróleo por otra alterna.
Subrayó que la solar podría ser una buena respuesta en sectores campesinos, rurales, “donde no podemos esperar a que se desarrolle un plan grande dentro de 15 años para entonces conectar esas regiones al sistema”.
Rodríguez insistió en que un plan energético nacional debió hacerse hace 30 años, pues antes, en los años 70, existía el plan maestro de recursos geotérmicos y energéticos, que pudieron o no ser tan buenos, pero funcionaban de alguna forma, y había planes de desarrollo que no se siguieron después cuando debieron haberse analizado, estudiado y mejorado.

El panorama de Generación
La capacidad instalada de energía renovable que expone el Director del CIGEO es:
-- Térmica: 400 megavatios. Representa el 58% de la generación energética nacional.
-- Hidroeléctrica: 105 megavatios, alrededor del 14%.
-- Bagazo de caña: 127 megavatios, 17%.
-- Geotermia, 87.5 megavatios, el 11%.

Pero, ¿cuánto de esto realmente se genera? Aquí, las cifras del “descuido” por la falta de un plan de desarrollo energético nacional:

-- Térmica (diesel, búnker): 218 megavatios de 400.
-- Hidroeléctrica: 82 de los 104.
-- Bagazo: 90 de 126.
-- Geotérmica: 37 megavatios de 87.

La energía más barata y plenamente limpia
Para Rodríguez, la geotermia es el tipo de energía más limpia que se puede generar. Y tiene perspectivas de desarrollo en grande. Podemos decir que las condiciones geológicas y tectónicas de Nicaragua son propicias para desarrollar geotérmicamente al país con un gran potencial que podría llegar a 3 mil megavatios o más.
Si se han hecho exploraciones en algunos campos como Momotombo y San Jacinto, hace falta perforar otras áreas. Las perforaciones indican qué capacidad puede generar.
¿El ácido sulfúrico no dañaría las instalaciones?
Puede dañar si no lo tratás bien. Desde luego, siempre hay un daño, pero es mínimo comparado con lo que produce la quema de combustibles fósiles.

Pero debe dársele mantenimiento a la planta, tubería, y esto significaría una inversión aparte.
Es de exageradamente bajo costo comparado con la generación de energía. Con un mantenimiento adecuado esto no representa ningún daño y la inversión es mínima. La mayor inversión en geotermia es la perforación de pozos. Un metro de perforación es de mil 700 dólares cada metro, y si en Nicaragua se encuentra la fuente entre 300 metros a 2 mil 500 metros de profundidad, se puede estimar el costo.
Es lo más costoso en el proceso desde la exploración hasta la generación de la geotermia. Una vez que la planta está en operaciones, el mantenimiento es lo menos costoso.

¿En cuanto a la corrosión?
Se encuentra el ácido, pero dando un adecuado mantenimiento no significa gran daño. Cuando una tecnología se instala, ésta viene adaptada a ese medio.
¿No es mejor la energía hidroeléctrica? No tiene problema de corrosión.
No, pero el manteniendo es más constante, hay problemas de sedimentación que nunca los parás. La geotermia tiene sus propios factores, y en toda industria hay que dar mantenimiento.
La generación eléctrica más barata es la geotérmica, a excepción de la nuclear.
El ingeniero Rodríguez dijo que el gobierno tiene magnífica oportunidad de hacerle frente a la situación energética, elaborando el plan energético nacional. A pesar de la emergencia energética con que asume este período, le puede servir como aliciente para mirar las perspectivas de futuro.
El plan energético nacional debe incluir todas las alternativas, pero la térmica debe quedar de último. Urge una evaluación técnico-científica para determinar las prioridades. Es un buen momento para arrancar con una nueva visión de país
El experto destacó que el país cuenta con una situación geológica privilegiada y necesita de un plan elaborado, bien discutido, con la participación de los profesionales y de la comunidad científica nacional, en conjunto con el gobierno, a fin de establecer un plan con visión de país para el futuro.