Nacional

Parrilla en pista por poco causa tragedia


Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS

Tremendo susto se llevaron la mañana de ayer lunes los 17 pasajeros y tres tripulantes de un avión que chocó con una parrilla al aterrizar en el aeropuerto de Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur.
La aeronave de la aerolínea Atlantic Airlines cubría la ruta Managua-Bluefields-Corn Island. El administrador del aeropuerto de Bluefields, Luciano Hurtado, informó que el percance se produjo porque supuestamente el avión tuvo problemas de frenos y al llegar a la plataforma de parqueo pasó llevándose una parrilla que arrastró unos cinco metros para no caer en un barranco cercano.
El directivo del aeropuerto de Bluefields explicó que esa parrilla se utiliza cuando está lloviendo para colocar las maletas que lleva y trae el avión. “Los pasajeros ni siquiera se enteraron del percance”, indicó Hurtado.
Afortunadamente los pasajeros y la tripulación resultaron ilesos, pero el avión tuvo daños en el tren de aterrizaje izquierdo, explicó Hurtado.
Las autoridades aeroportuarias no revelaron la identidad de los tres tripulantes del avión accidentado, pero extraoficialmente se conoció que son nicaragüenses.
Por la avería en el tren de aterrizaje el avión del percance quedó parqueado en la terminal de Bluefields, y otra aeronave llegó de Managua para transportar a los pasajeros que se dirigían a Corn Island.
Los directivos de la filial de Atlantic Airlines se negaron a dar declaraciones sobre el percance de su aeronave en la terminal de Bluefields, pero una persona allegada a la aerolínea dijo que una comisión llegará de Managua a investigar el incidente.

Mejoran seguridad
Luciano Hurtado informó que la Alcaldía de Bluefields reubicará a ocho familias que residen en las inmediaciones del aeropuerto de esta ciudad, para evitar cualquier accidente.
Un vecino de esta terminal denunció que un señor que vive cerca de la pista aérea destaza cerdos y reses, lo que representa un peligro para las aeronaves porque atrae aves de rapiña.