Nacional

“Cargo diplomático no salvaría a Chamorro Mora”

* Auditoría avanza y ex edil ya contestó a “los hallazgos”

Luis Galeano

El contralor Guillermo Argüello Poessy aseguró ayer que el nombramiento del ex alcalde de Granada Álvaro Chamorro Mora como embajador de Nicaragua en Honduras, no impedirá que la Contraloría emita una resolución en su contra ni que pueda ser juzgado en los tribunales, si fuera el caso.
“El nombramiento de los miembros del Servicio Exterior es una facultad del Presidente de la República, pero eso no significa de ninguna manera que se va a detener o modificar (el resultado de) cualquier auditoría que aquí se esté realizando, se trate del señor Chamorro Mora o de cualquier otra persona”, dijo Argüello.
Chamorro Mora y otros seis funcionarios de la comuna granadina son señalados en un informe de avance de la Contraloría General de la República (CGR) de malversar fondos públicos. A pesar de ello, el gobierno que preside Daniel Ortega lo propuso como embajador en Honduras, pero no ha recibido el “plácet” de Tegucigalpa.
Argüello Poessy explicó ayer que aunque el ex edil granadino sea aceptado como embajador por Honduras, ese cargo diplomático no impedirá que la Contraloría se pronuncie o que sea llevado a los tribunales, si es que se encontraran suficientes causales para hacerlo.
“El hecho del nombramiento de embajador no le da procesalmente ninguna ventaja ni privilegio; no goza de ninguna inmunidad que lo proteja; goza de inmunidad en el país receptor, en este caso, Honduras, pero no aquí”, dijo el contralor.

Ya contestó a “los hallazgos”
A la vez informó que Chamorro Mora ya contestó a los hallazgos de la auditoría y que ahora los auditores se encuentran en proceso de revisión del informe final, para que los colegiados lo conozcan a más tardar el martes de la próxima semana.
Chamorro Mora se vio obligado a renunciar a la comuna granadina en marzo pasado, después que los concejales denunciaran que había malversado fondos públicos hasta por 2.7 millones de córdobas, pero sorpresivamente el gobierno de Ortega lo designó como representante de la diplomacia nicaragüense en el vecino país del norte.
Las indagaciones del ente contralor revelan manejo irregular de las deducciones que se hacen a los trabajadores para el pago del Seguro Social, y malos manejos de donaciones para proyectos de inversión social.
Lo mismo se reporta acerca del dinero procedente de donaciones de países amigos y con los impuestos y las transferencias presupuestarias que reciben las alcaldías del Tesoro Nacional, vía presupuesto.
Asimismo se reportan irregularidades con las obras que hizo el alcalde en 2005, como la realización de 15 proyectos que suman más de cinco millones de córdobas, los que fueron ejecutados con fondos cuyo origen se desconoce, otros que no se hicieron y otros que se hicieron a la mitad del precio y no se reportaron al Concejo.