Nacional

¿Narcos secuestraron a periodistas mexicanos?

* Desaparecieron desde el jueves en Monterrey, Nuevo León, donde se han protagonizado cruentas acciones de las bandas de traficantes

México / EL PAÍS

La cadena de televisión mexicana TV Azteca, que junto a Televisa controla el mercado televisivo del país, confirmó este lunes la desaparición de dos de sus periodistas en Monterrey (Nuevo León). Todas las sospechas apuntan a que Gamaliel López, reportero, y Gerardo Paredes, cámara de televisión, del área de noticias de TV Azteca Noreste, fueron secuestrados por una banda de narcotraficantes el pasado jueves.
El Estado de Nuevo León es escenario de una guerra violenta por el control de las rutas de distribución de droga entre los carteles del crimen organizado, que se extiende a gran parte del territorio mexicano.
TV Azteca aprovechó la media parte del partido de fútbol Pachuca-Santos para leer un comunicado oficial en el que confirmaba la desaparición de los dos periodistas. Según la versión de la cadena televisiva, los desaparecidos hablaron por teléfono con sus jefes a las cuatro de la tarde del jueves pasado. Desde entonces no han vuelto a reportarse y no se conoce su paradero. Habían transmitido en vivo desde el hospital universitario la noticia del nacimiento de dos siamesas.

Avalancha de rumores
El comunicado de TV Azteca señala que el ambiente de violencia generado en meses recientes en el área metropolitana de Monterrey ha propiciado diversas especulaciones, pero ninguna confirmada, pues la única certeza es que los reporteros no han vuelto a su casa ni se han presentado a su trabajo.
Alfonso Teja, Director de Información de la cadena de TV, dijo a este diario que los familiares de los desaparecidos denunciaron el hecho el domingo por la noche ante la Fiscalía de Nuevo León. Aseguró no haber recibido ninguna llamada de los posibles secuestradores y no quiso aventurar ninguna hipótesis ante la avalancha de rumores que circulan estos días sobre el paradero de los reporteros. Gamaliel López Candanosa cubría frecuentemente las noticias policiales y vinculadas con la delincuencia organizada.

30 asesinados desde 2000
Las agresiones a informadores y a medios de comunicación ha convertido a México en la segunda nación más peligrosa del mundo para el ejercicio del periodismo, después de Irak, según el último informe de Reporteros sin Fronteras (RSP).
Desde el año 2000 más de 30 periodistas mexicanos han sido asesinados o están desaparecidos, según contabilizan diversas organizaciones como RSP, la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).
En lo que va del año, tres informadores han perdido la vida o están desaparecidos por presuntos ataques del narcotráfico: Saúl Martínez, de Diario de Agua Prieta (Sonora), Amado Ramírez, corresponsal de Televisa en Acapulco (Guerrero), y Rodolfo Rincón, del diario Tabasco Hoy (Tabasco), de quien no se tienen noticias desde enero pasado. El Gobierno de México creó el 15 febrero de 2006 una Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra Periodistas (Feadp), dependiente de la Procuraduría General de la República.