Nacional

Demandan destitución del jefe de bomberos


Valeria Imhof

Una comisión del Ministerio de Gobernación (Migob) analiza la separación del cargo del director de la Dirección General de Bomberos (DGB), Héctor Sevilla Boza.
Luisa Marenco, vocera del Migob, confirmó que Sevilla “está enfrentando problemas personales de salud”, según lo determinó una comisión que estudia el caso.
“Él se encuentra con problemas de salud y por recomendaciones médicas en estos momentos está de baja de servicio (reposo)”, dijo ayer Marenco al ser consultada al respecto. Ayer también intentamos comunicarnos con Sevilla, pero no contestó su teléfono celular.
Jefes, oficiales y bomberos de la DBG demandan la destitución de Sevilla debido al “calvario” que según ellos están “sufriendo” debido a la “falta de un director” en esa dependencia del Migob. Asimismo, piden a la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, y al presidente Daniel Ortega que intercedan ante esta situación.

Tiene más de 25 años en cargo
“Antes de tomar una decisión sobre la conducción del nuevo gobierno y sus dependencias, le pedimos encarecidamente revisar la administración del actual director General Comandante de Brigada Héctor Sevilla Boza”, dice una carta dirigida al presidente Ortega con fecha 12 de diciembre de 2006, firmada por jefes, oficiales y clases con más de 20 años de servicio activo en la DGB.
En la carta, los bomberos recuerdan que la DGB es una institución de servicio público sucesora del Sistema Nacional Contra Incendios (Sinacoi), y mencionan que desde su fundación, “esta institución ha demostrado ser una organización obediente, disciplinada y goza de respeto y de reconocimiento por la ciudadanía (...).
Los denunciantes le achacan a Sevilla la falta de gestión ante la administración para resolver las necesidades básicas del personal, como alimentación y vestuario, y “actitudes egoístas” como la falta de promociones y ascensos en la DGB.
“La entronización en la dirección por más de 25 años del actual jefe, ha condenado a los jefes y oficiales a permanecer en sus cargos, no teniendo ninguna posibilidad de rotación y promoción, es por ello que una gran cantidad de técnicos e ingenieros formados por la revolución han emigrado en búsqueda de motivaciones”, indica la carta.