Nacional

Falla “pisa y corre” contra dos clonadores cuzcatlecos


Lizbeth García

Aparecieron los dos vehículos BMW que la Policía ocupó a dos salvadoreños acusados por clonación de tarjetas de crédito este año en dos juzgados diferentes, y cuyos abogados fueron detenidos y remitidos a los juzgados ayer, y aunque sólo Manuel Ignacio Lacayo fue acusado formalmente por soborno y atentar contra la autoridad, éste recuperó su libertad.
Mario Rey Delgado, asesor legal de Lacayo, informó que los dos vehículos reclamados por una empresa que renta vehículos en El Salvador están en el parqueo de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía.
Los vehículos fueron rentados por Edgar René Valenzuela Sierra, de 40 años, y Jaime Eduardo Albergue, quienes el martes pasado recuperaron su libertad, pero cuando la Policía se disponía a apresarlos de nuevo porque la Dirección de Migración y Extranjería lo requería por permanencia ilegal en el país, supuestamente sus abogados impidieron que se los llevaran presos otra vez.
La acusación que la fiscal Georgina Murillo suscribió contra Manuel Ignacio Lacayo indica que cuando los policías José Luis López y Danilo Ramón López le hicieron el alto al auto que conducía el acusado a la altura de la garita ubicada en el kilómetro 14 y medio de la carretera Tipitapa-Managua, para corroborar si los supuestos ilegales iban dentro, Lacayo hizo caso omiso a la orden y no fue sino hasta cuando estaba por los semáforos de Las Mercedes que se detuvo.
Supuestamente gritó improperios contra los oficiales y habría intentado atropellarlos para luego ofrecerles 400 dólares a cambio de que lo dejaran ir.
Lacayo negó tal versión y declaró a los medios de comunicación que los salvadoreños no iban en su vehículo, porque habían sido entregados a sus familiares; también aclaró que los cuzcatlecos no son ilegales, porque sus documentos los tiene la Fiscalía desde que los acusaron.
También negó haber ofrecido dinero alguno, y por eso la Fiscalía no ofreció los 400 dólares como prueba, porque sencillamente andaba “palmado”.
Lacayo precisó que más bien en la Dirección de Auxilio Judicial la Fiscalía quiso obligarlo el jueves a revelar dónde están los salvadoreños, pero asegura que él no lo sabe.
El doctor Mario Rey Delgado, quien se personará como defensa de Lacayo el 22 de mayo, cuando se realice la audiencia inicial del juicio, señaló que más bien las víctimas en todo esto han sido Manuel Ignacio y Mario Toruño, quien estuvo preso y no fue acusado por falta de pruebas, empero, aún ayer tarde seguía detenido porque aparentemente las autoridades estaban preparando otra acusación.
Lacayo fue liberado por orden de la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, quien no obstante lo conminó a presentarse al juzgado todos los miércoles, y le exigió no hablar con los testigos y no salir de Nicaragua, que ahora es su “cárcel”.