Nacional

Culmina ronda de conversaciones con FMI

* Fecha definitiva de acuerdo trienal aún no se conoce

El vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo; el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, y el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, se apresuraron a negar que se hayan presentado fuertes divergencias o se hayan roto las negociaciones del gobierno actual con la misión del Fondo Monetario Internacional al terminar éstas ayer.
Las conversaciones se mantuvieron desde el 30 de abril, cuando la comitiva del FMI, encabezada por el hindú Vikman Haksar, llegó al país, y culminaron ayer, a eso de las cinco de la tarde en las instalaciones del Banco Central de Nicaragua. La delegación del organismo multilateral tenía previsto partir hoy hacia Washington, donde se encuentra la sede del Fondo.
La firma de un acuerdo con el FMI llevará a desarrollar con el organismo un programa trienal que facilitará el acceso a fondos de distintas organizaciones multilaterales y con las naciones miembros del Club de París. El vicepresidente Morales Carazo dijo que no es cierto que se hayan roto las negociaciones con el organismo, y señaló que la comitiva emitirá hoy un comunicado para desmentir esos rumores que circularon insistentemente ayer. Los rumores señalaban de había fuertes divergencias entre la comitiva del FMI y la del gobierno de Nicaragua, en cuanto al gasto en el presupuesto y el uso que se daría a los ingresos extras que generarán la venta de carburantes originados en el acuerdo entre las administraciones nicaragüense y venezolana. Sin embargo, Morales Carazo manifestó que las conversaciones se llevaron positivamente, y confirmó que en junio volverá la misión del FMI para continuar con el proceso que lleva los cauces normales.
Agregó que “siempre hay algunos que quieren ver nubosidades”. Morales Carazo hizo sus afirmaciones al concluir una reunión que sostuvo con la Junta Directiva del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyne).
Sin prisa para el acuerdo con el FMI
Entre tanto, el presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales, calificó como normales las conversaciones que desde el 30 de abril mantuvieron con una comitiva del Fondo Monetario Internacional, sin mayores complicaciones, y comentó que en junio volverá otra misión técnica del organismo.
Rosales destacó que no se ha acordado aún una fecha definitiva para la firma del acuerdo entre el Fondo Monetario Internacional y el gobierno nicaragüense, en tanto que negó que haya habido divergencias fuertes con la misión del organismo multilateral.
Mientras tanto, Bayardo Arce, asesor económico de la Presidencia, expresó a los periodistas que esta ronda de negociaciones para buscar un cuarto acuerdo económico con el FMI, culminó satisfactoriamente. “Desde el punto de vista nuestro vamos muy bien”, dijo Arce, quien agregó que de los doce puntos que Nicaragua propuso, ocho son metas sociales.
“Entre los parámetros que nos hemos puesto como gobierno está darle más énfasis a la solución de los problemas sociales que a los indicadores económicos, es decir, los indicadores económicos son válidos en tanto tienen una expresión social”.Aunque no precisó cuáles son las propuestas que presentó el equipo negociador de Nicaragua, “porque no llegaba a la Asamblea Nacional a hablar sobre esa temática, dijo que esos puntos tienen que ver con la “cobertura educativa, de salud, de servicios de agua y vacunaciones”. Según Arce, el nuevo gobierno ha hecho entender al FMI que “no aceptan exigencias”.
Otra versión sobre el supuesto descontento, según fuentes extraoficiales, es que los miembros de la misión del FMI se molestaron porque no lograron imponer sus condiciones, pero Arce dijo que “se fueron contentos”.
“Lo primero que dicen es que les sorprendió gratamente que el gobierno les presente un programa (porque) ellos antes tenían que venir a hacérselo”, comentó Arce.
El FMI cuestionó a los gobiernos anteriores el dinero que se otorga a las universidades a través del Presupuesto General de la República, y ha propuesto una reforma a la Ley de Seguridad Social, entre otras, sin embargo, Arce aseguró que el Fondo Monetario Internacional “no se atreve a decirnos que congelemos una ley, nos ha planteado que hay un problema a resolver con la seguridad social, pero no hay exigencias de ningún tipo”, señaló.