Nacional

Urbanizaciones, aguas servidas y el manto acuífero

• Son unas 40 comunidades residenciales en Veracruz, Ticuantepe y carretera a Masaya que son fuente de contaminación • Discusión entre Enacal y constructores se centra sobre el costo de la conexión

La contaminación del manto acuífero por parte de unas 40 urbanizadoras que construyen en el sector de Sabana Grande, Veracruz y Ticuantepe es una de las preocupaciones que tiene Enacal, por lo que ya se hizo un estudio para la instalación de un sistema de alcantarillado que lleve las aguas servidas a la planta de tratamiento que la empresa aguadora está construyendo cerca del lago de Managua.
Así lo expresó la presidenta ejecutiva de Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ruth Selma Herrera, quien reveló que como la mayoría de los urbanizadores no cuentan con sistema de alcantarillado sanitario, sus pozos sépticos no reúnen las características técnicas para evitar que se contaminen las fuentes de aguas.
Herrera explicó en una entrevista a EL NUEVO DIARIO que las urbanizaciones se preocuparon por llevar el agua potable, pero no por sacar las aguas servidas, por lo que los urbanizadores “tienen que asumir que las aguas servidas no se pueden quedar dando vuelta en el subsuelo de Veracruz, de Ticuantepe y de Sabana Grande, porque precisamente allí están las baterías de pozos donde los managuas beben agua”, refirió.
Urbanizadores insatisfechos
Por su parte, los representante de diferentes urbanizaciones no se mostraron satisfechos por la propuesta que realizó Herrera, en la que planteó que las urbanizaciones que estén ubicadas en la zona de Ticuantepe, Veracruz y carretera a Masaya tendrán que pagar un monto de 200 mil dólares por la construcción de una tubería recolectora de aguas negras.
Benjamín Lanzas Somarriba, de la empresa Llansa Ingenieros, expresó que ellos están de acuerdo con la construcción de la tubería, pero no con que este monto se tenga que pagar retroactivo y no de ahora en adelante, como lo expuso Herrera.
Sin embargo, la presidenta de Enacal desmintió las declaraciones de los urbanizadores al mencionar que les expusieron que la construcción del sistema de alcantarillado sanitario cuesta unos 5.5 millones de dólares, y se podría dividir entre las 40 urbanizaciones que puede haber en esa zona, lo que quiere decir que cada urbanizadora pagaría una suma aproximada de 140 mil dólares, dijo la funcionaria.
Asimismo, Herrera invitó, a través de END, a las personas que representan la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) y a los demás urbanizadores, para discutir con estudiantes de ingeniería, de arquitectura y con profesores, cómo es que las urbanizadores construyen sin resolver el problema del manejo de las aguas servidas, en una zona donde están las reservas de agua, pero además en una zona con suelo volcánico.
La funcionaria aseguró también que el Ministerio de Transporte de Infraestructura (MTI), la Alcaldía de Managua, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) “coincidimos en que había que reunirse con Marena y ver el problema integral… no le estamos diciendo que lo vamos a hacer solos, lo vamos a hacer de manera conjunta y que pueden participar, incluso como ejecutor de las obras porque tienen equipos”, dijo.