Nacional

Maestros cansados, pero no vencidos


La huelga que promueve un sector de maestros organizados en el movimiento de unidad magisterial, podría llegar a su fin, toda vez que el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto José Guevara Obregón, llegue a acuerdos con representantes sindicales del magisterio durante la reunión prevista para esta mañana.
"Tenemos confianza en que el ministro de Hacienda anuncie el cumplimiento de los acuerdos salariales firmados con el gobierno anterior", afirmó la profesora Maritza Hernández, dirigente de la unidad magisterial que encabeza la huelga.
Y aunque oficialmente ese sector del magisterio no está invitado a la reunión con el ministro de Hacienda, la profesora Hernández, confirmó que una delegación de los sindicatos magisteriales se presentará en Hacienda para tomar parte en las conversaciones convocadas para hoy.
El dirigente del Frente Nacional de los Trabajadores, Luis Barbosa, confirmó que hoy se reanudan con el ministro Guevara las conversaciones iniciadas el pasado dos de mayo para buscar fondos y levantar la parada del salario mínimo, y para responder a los maestros.
"Esperamos que mañana quede terminado el problema de los maestros", dijo Brabosa, en conversación telefónica con EL NUEVO DIARIO. "Vamos con mente positiva, abierta, y con posibilidades de aumentar el salario de los maestros, pero también el salario de todos los trabajadores", dijo Barbosa, quien estará en la reunión al encabezar la comisión del FNT para el salario mínimo.
La profesora Hernández también tiene esperanzas de que el conflicto termine lo más pronto, "no sólo por la salud de los maestros en huelga, sino por los estudiantes que han perdido tiempo de clases", reflexionó.
"No tenemos intención de seguir afectando el año escolar", dijo Hernández, quien, preocupada, señaló que la salud de los maestros en huelga se ha deteriorado. "Confiamos en que durante la reunión de mañana haya humo blanco", dijo la profesora.
Reiteró que para la reunión de hoy a las 08:00 a.m., en el Ministerio de Hacienda, no llevan ninguna propuesta nueva. "No tenemos que presentar nuevas propuestas, lo nuestro ya está definido, es el gobierno el que tiene que cumplir con no aplicar al salario básico del maestro la cuota patronal del INSS, y con el pago retroactivo de los meses de enero y febrero.

Cansados, pero no se dan por vencido.
“Cansados y cada vez peor”, se calificaron los maestros del Instituto “Miguel de Cervantes” al cumplir su tercer día de huelga de hambre, pero añadieron que no se darán por vencidos hasta que el gobierno les dé una solución.
La profesora Yadira Cisneros Rivas afirmó que si el gobierno no hubiera vetado el año pasado los artículos de la Ley General de Educación, nada de esto hubiese sucedido. Dichos artículos se referían a que los maestros cada año iban a tener un aumento salarial, y que en el momento de su jubilación gozarían del ciento por ciento de su salario.
Acostados en un escritorio cubierto por un colchón ralo, se encontraban los tres profesores a la espera de que el gobierno se “compadezca” de ellos.
La profesora Alba Luz Salgado ralataba que sentía muchos mareos y náuseas, y que se sentía cada vez peor, porque ha presentado problemas de hipertensión, y añadió que con el salario que ella recibía a veces no le alcanzaba para almorzar, pero que esto “ya es extremo”.
Por otro lado, la profesora Yadira Cisneros hacía un llamado ala población, a los padres de familia y al resto de maestros, para que se sensibilicen y se unan con esta causa.

Incertidumbre en Rosita
Los maestros y estudiantes de primaria y secundaria del municipio de Rosita, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, regresarán hoy a las aulas tras finalizar el paro de labores y la toma pacífica del edificio del Ministerio de Educación (Mined), luego de que la licenciada Victoria García Boudier fuera nombrada como delegada municipal.
Sin embargo, las clases en el municipio siguen en peligro, debido a que ahora los maestros, integrados en el sindicato “Rubén Darío”, pretenden iniciar protestas en respaldo a los docentes de varios departamentos que se encuentran en paro por un reajuste salarial.
La toma de las oficinas del Ministerio de Educación y del Inatec no tenía un interés salarial, más bien era una lucha por conseguir cargos dentro de las estructuras de educación.