Nacional

Inmigrantes en EU entre la angustia y la esperanza

* Desde Los Ángeles diversas organizaciones convocan de nuevo a marchas y boicot en todo el país * Los nicas desfilarán en Miami

Esteban Solís y Agencias
LOS ÁNGELES, WASHINGTON Y MANAGUA

Hoy 1º. de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, para miles de nicaragüenses indocumentados que trabajan en los Estados Unidos y sobre todo en Miami, tendrá una connotación especial, pues marcharán por las principales avenidas de esa ciudad junto a otros miles de latinoamericanos que están en la misma situación, para exigir a las autoridades un estatus legal.
El denominado “bloque de apoyo a la unidad nicaragüense” que preside Róger Castaño, dijo a EL NUEVO DIARIO que a pesar de que en los Estados Unidos el 1º. de Mayo no es feriado, varios miles de compatriotas harán un alto en el camino en sus labores cotidianas para demandar la legalización de su estadía en esa y otras ciudades norteamericanas.
Según Castaño, sólo en Miami puede haber unos 150 mil nicaragüenses indocumentados y muchos de ellos son perseguidos por las autoridades migratorias y deportados a su país.
“En América Latina habrá este 1º. de Mayo miles de concentraciones y marchas en reclamo de reivindicaciones sociales, pero en Miami, miles de latinoamericanos --entre ellos salvadoreños, hondureños, ecuatorianos, colombianos, mexicanos, venezolanos y peruanos-- demandaremos un estatus legal para poder trabajar y enviar remesas a nuestros países de origen”, comentó a END desde Miami.
Informó que los nicaragüenses se concentrarán en el Goverment Center (el edificio de la Alcaldía del condado de Miami) para marchar hasta el centro de la ciudad y posteriormente habrá una vigilia.
Castaño estima que entre 5 y 10 mil nicaragüenses podrían participar en estas actividades, a las que se van a sumar otros inmigrantes latinoamericanos.

12 millones de indocumentados
Grupos migratorios en Los Ángeles impulsan para hoy primero de mayo que varias ciudades de Estados Unidos se sumen a marchas después del trabajo, mientras los más radicales invitan a un boicot general para defender los derechos de los indocumentados, dijeron portavoces.
Cerca de 12 millones de indocumentados viven en Estados Unidos entre el miedo a las redadas policiales y la esperanza de que el Congreso apruebe por fin la reforma migratoria, un año después del 1º. de Mayo, punto culminante de su masiva movilización de hace un año.
“Hay muchísimo miedo y esto impide que nuestra comunidad se movilice como el año pasado”, explicó a la AFP Flavia Jiménez, del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), un año después de que más de un millón de latinos marcharan por las calles de numerosas ciudades estadounidenses.

Hay presiones
“Hay presiones que se están sintiendo en la comunidad latina que el año pasado no se notaban”, admitió la analista, al denunciar que muchos hispanos “son objeto de racismo”, al referirse asimismo a las redadas multiplicadas por las autoridades para detener y expulsar a indocumentados.
El 1º. de Mayo, que no es festivo en Estados Unidos, que celebra su propio Día del Trabajo a principios de septiembre, marcó el punto culminante de tres meses de movilización de latinos por todo el país para pedir la
regularización de los ilegales.
Ante cualquier escenario, las autoridades de Los Ángeles decidieron tomar medidas previendo una manifestación de hasta 500,000 personas en el centro de esta ciudad de California, la segunda más grande de Estados Unidos, informaron el domingo portavoces policiales.
“Nosotros creemos que los inmigrantes debemos parar todas las actividades ese día, no ir a los puestos de trabajo ni a las escuelas, y dejar de comprar en las tiendas para que se sienta nuestro poder en el funcionamiento de la economía de este país”, dijo a la AFP Javier Rodríguez, coordinador general de la coalición 25 de Marzo.

Organizaciones divididas
Este año las diferentes coaliciones están divididas en cuanto a sus estrategias para manifestarse el Día del Trabajador, que en Estados Unidos se celebra en septiembre, señalaron líderes sociales al diario Los Ángeles Times.
Según Mike García, presidente de la Unión Internacional Local 1877 de Servicio a los Empleados en Los Ángeles, “este año la gente está más enfocada en la participación cívica” de las manifestaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes indocumentados, que suman unos 12 millones, según cifras oficiales, en su mayoría mexicanos y centroamericanos.

Aumentan redadas
Por otra parte, los indocumentados sufrieron muchas redadas en los últimos meses, que tuvieron mucha repercusión en la comunidad, como la efectuada por las autoridades migratorias antes de fin de año y que acabó con la detención de más de 1,300 personas ilegales.
Las organizaciones latinas y de defensa de los indocumentados llamaron en varias oportunidades al presidente George W. Bush a suspender las redadas a la espera de que el Congreso apruebe la reforma migratoria.
La pasada semana, Rosa Rosales, presidenta de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (Lulac), reiteró el pedido que quedó por ahora sin respuesta, a pesar de que el mandatario admitiera que había que acabar con el “trato inhumano” que padecían los detenidos, al ser muchas veces separados de sus familias.
“Llamamos al presidente a tener corazón y a recordar que los valores familiares están al centro de nuestra política de inmigración”, afirmó la presidenta de una de las mayores organizaciones latinas de Estados Unidos.

Concentración en Washington
Los latinos van a recordar el martes en varios actos por el país la fuerte movilización del año pasado y denunciar una vez más las redadas. En Washington, por ejemplo, una concentración está prevista por la tarde.
“Tenemos que elevar la voz en la capital del imperio para romper el silencio y denunciar la persecución de la comunidad inmigrante”, explicaron los organizadores.