Nacional

Iglesia busca curas que sean ejemplo de santidad


La Iglesia Católica en Nicaragua no necesita demasiados curas, sino religiosos que estén comprometidos con la causa. “No nos den cantidad de sacerdotes, sino calidad”, expresó el Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Leopoldo Brenes durante la homilía de la misa dominical.
La meta de los sacerdotes es que “sean santos”, dijo Brenes, a propósito de la ordenación de once diáconos ayer. Según Brenes, en el país “la deserción (de los curas) es súper baja”, pero no domina las estadísticas.
En Nicaragua, según el VIII Censo de Población y IV de Vivienda realizado en 2005 por el Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (INEC), ahora llamado Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), el porcentaje de creyentes católicos se redujo de 72.9 a 58%. “Los laicos demandan sacerdotes honestos, responsables, hombres de Dios, hombres santos, ese es el gran reto”, dijo Brenes.
El Arzobispo asegura conocer “a leguas” a los 160 sacerdotes católicos que hay en el país. “Yo sé lo que tengo”, dijo, pero luego reconoció “que está fuera de sus linderos” las actitudes incorrectas de algunos curas.
“La meta es que tengamos calidad de sacerdotes, con entrega generosa, disponibilidad, y que puedan ir gastando sus vidas y no se distraigan en otras cosas; que estén consagrados el ciento por ciento de su vida parroquial a la predicación del Evangelio”.
A los maestros
Brenes pidió al ministro de Educación dialogar con los maestros de educación primaria y secundaria que demandan un aumento de salario. “Debería de entrarse a un diálogo para que se diga: ‘Ésta es la realidad que tenemos’”, expresó.
Así también exhortó al ministro a ser “un buen pastor”. “Siempre el buen pastor es aquel que puede platicar”. A los maestros que hacen la demanda les pidió comprensión. “Como los hijos que dialogan y comprenden a sus padres, yo creo que los profesores comprenderán”.