Nacional

Campesinos y militares disputan tierras en Tola


Lesber Quintero

TOLA
Ex miembros del Ejército y colonos de las comunidades de El Astillero y Las Salinas, del municipio de Tola, se encuentran desde hace ocho años en una férrea disputa por 300 manzanas de tierra que le fueron confiscadas el 4 marzo de 1980 al temido Señor de Masaya, Cornelio Hüeck, entonces ya ejecutado por una escuadra sandinista, durante la insurrección final.
Las tierras afectadas por el decreto confiscatorio fueron la finca El Astillero, de 4,114 manzanas, y que hoy es conocida como el sector de
San Martín.
Y es precisamente en San Martín en donde está el litigio de estas tierras, las cuales después que fueron confiscadas estuvieron en manos del Ejército, y con el tiempo algunos mandos militares otorgaron
asignaciones a los colonos, pero éstos, al no lograr inscribirlos, ahora están en disputa con ex miembros del Ejército que fueron más rápidos que ellos, ya que algunos hasta inscribieron dichas propiedades.
Según José Manuel Villagra, de 40 años, quien habita en El Astillero y dice ser uno de los perjudicados por ex militares, éstos “con artimañas y apoyo de ex personal de la Intendencia de la Propiedad de la era del ex presidente Bolaños, lograron títulos dudosos que actualmente están siendo investigados, ya que hasta fueron otorgados en tiempo record”.
El reclamo de 150 manzanas
Agregó que de las 300 manzanas que están en diputa 150 aparecen inscritas a nombre del teniente en retiro Miguel Valdivia Oviedo, quien alegó en
la OTR de Rivas, que el Ejército de Nicaragua lo benefició con 150 manzanas de tierra.
Según los quejosos, en la década de los 80 Valdivia
fue el que se encargó de los trabajos de topografía, y lo insólito del caso, según ellos, es que a nadie se benefició de manera personal con 150 manzanas.
A la vez, detallaron que a Valdivia Oviedo le entregaron en 2000 el título en tan sólo tres meses de gestión, el cual aparece en el Registro
Público de la Propiedad de Rivas, inscrito con la cuenta registral número 31086, tomo 325 y folios 259 y 260, asiento primero de la sección de
derechos reales del libro de propiedades del registro público departamental de Rivas.
No obstante, Villagra detalló que dichas tierras se las asignó el Ejército desde 1987, para beneficiar a unas 300 familias, y mostró como prueba cuatro constancias que les entregó la institución castrense, en las cuales, efectivamente, reconocen la asignación. “Sin embargo, la OTR no ha
querido extender nuestros títulos, a pesar de que tenemos años de estarlos demandando”, comentó Arturo Guzmán Mairena, quien dice ser el
líder de los campesinos.
Es por ello que señala que el título es totalmente
viciado, porque se le otorgó “aún sabiendo que todas las constancias de asignación que él presentaba eran adulteradas, y hasta el mismo Ejército envió una carta a la OTR en la cual explican claramente que a Valdivia Oviedo no le han entregado nada”.
Pero lo extraño del caso es que, en 1997, Valdivia Oviedo presentó en la OTR de Rivas una constancia firmada por el teniente coronel Ricardo Martínez Bonilla, jefe en ese entonces del IV Comando Militar, en la cual explican que al teniente en retiro lo beneficiaron con las 150 manzanas en la hacienda San Martín.

Las otras manzanas de la discordia
Las otras 149 manzanas que están en disputa también ya están a favor de ex retirados, y los beneficiados por medio de un título agrario son:
Héctor Serrano Guillén, Oscar José Fullerton Rocha, Augusto César Núñez Dávila, Francisco Javier Aguilar y Reinaldo Antonio Traña Vega, quien
incluso anduvo luchando por estas tierras con Guzmán Mairena, pero ahora son enemigos.
Según Guzmán Mairena, dichas propiedades fueron asignadas para beneficiar a 210 familias, y detalló que fue el general en retiro Roberto Calderón
quien hizo la donación en 1987, “para beneficiar a gente de El Astillero, Virgen Morena y otras comunidades cercanas, y en la lucha por inscribirlas
andaba, efectivamente, Taña.
El título que favoreció a estas cinco personas lo inscribieron en menos de un mes, lo cual es tiempo récord para propiedades que se dan, vía título agrario, a favor de un grupo de desmovilizados. El mismo lo inscribieron el 18 de octubre en el tomo 405, folio 064-065, asiento primero, con número registral 37136.
Según Traña, Guzmán Mairena también era uno de los beneficiados del título agrario, pero lo sacaron del grupo tras enterarse de que, supuestamente, estaba recibiendo dinero por dejar en posesión a pobladores aun sabiendo que aún no se había obtenido el título. Agregó que reconocerán a 175
campesinos que le dieron dinero a Guzmán Mairena, “ya sea que les entreguemos un lote o 1,200 dólares”, concluyó Traña.