Nacional

Esperan Ley del Agua como lluvia de mayo


Edgard Barberena

El Centro de Investigaciones de Políticas Ambientales (CIPA) demandó ayer a la Asamblea Nacional de-sempolvar la Ley General de Aguas y terminar de aprobarla en lo particular, ya que la crisis del vital líquido en el país se viene acrecentando.
Cirilo Otero, Presidente del CIPA, dijo a EL NUEVO DIARIO que en la Ley de Aguas “han estado convergiendo una gran cantidad de intereses mezquinos que no han permitido un avance importante para establecer el dominio del Estado sobre el recurso hídrico”.
Estimó que Nicaragua es uno de los pocos países de la región mesoamericana que aún tienen importantes reservas de agua, y “posiblemente ese va a ser el conflicto de los próximos años”.
“El conflicto de fondo: dónde estamos ubicados, cómo se puede explotar el recurso agua, qué hacer con los recursos hídricos, como el caso del Gran Lago de Nicaragua, el lago de Managua, así como una gran cantidad de ríos y afluentes, lagunas, lagos y el manto acuífero”.
Otero también señaló que por parte del Estado ha habido un descuido acerca del control, dominio y cuido de la exploración y explotación de los recursos hídricos en Nicaragua.
Diputados desinformados
Con respecto a los diputados, el presidente del CIPA dijo que con los legisladores “hay un doble problema muy serio”, porque aprueban las leyes con poco conocimiento”.
A esto -–siguió diciendo--, hay grupos de interés que están girando sobre la bancada de la AN para que mantenga congelada la aprobación de la Ley General de Aguas, y no descartó que a algunos diputados los hayan convencido con algunas prebendas.
Otero dijo que Nicaragua es uno de los dos países de la región mesoamericana que tienen el mejor marco jurídico sobre el medio ambiente y recursos naturales.
“Nosotros tenemos la Ley de Minas, la Ley del Agua, reglamentos de agua, Ley de Inversión Extranjera sobre Recursos Naturales, leyes de explotación de recursos naturales, Ley del Medio Ambiente, etc.
El marco jurídico es bueno, pero el problema que tienen es que no se cumplen, y no se conoce y no está en las manos de la población”, dijo Otero, quien a reglón seguido dijo que todos los recursos naturales deberían estar registrados en las cuentas nacionales.