Nacional

Procuraduría echa Policía a Reptinic


Eloisa Ibarra

La Procuraduría General de la República (PGR) pidió a las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) de Granada, que para garantizar la medida cautelar de mantener suspendidas las actividades de curtido en la Empresa Reptiles de Nicaragua (Reptinic), remitan oficio a la Policía Nacional para que presten el debido auxilio.
La solicitud de la Procuraduría es de conformidad con lo establecido en el artículo 77 del Reglamento de la Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales (Decreto 9-96) que dice: “Las autoridades competentes en materia ambiental podrán solicitar apoyo a la fuerza pública para llevar a cabo las actuaciones que por su competencia les corresponde”.
El procurador general de la República, Hernán Estrada, manifestó que esta acción representa otro paso que da la PGR, en aras de velar por el medio ambiente en cuanto al ejercicio de las acciones legales necesarias para garantizar una real y objetiva protección del medio ambiente y de los recursos naturales, conforme a la Ley 411, Ley General de la Procuraduría.
Las actividades de curtido en Reptinic quedaron suspendidas ayer, después de que la PGR lo solicitara ante el cumplimiento de resoluciones administrativas y la apertura de un proceso administrativo por ese motivo.
La PGR hizo la petición al comparecer para personarse en el proceso administrativo abierto por Marena contra Reptinic, por incumplimiento del Plan de Gestión Ambiental aprobado por el Marena, según se comprobó mediante una inspección realizada “in situ” el pasado 29 de marzo.
Las resoluciones incumplidas, fueron emitidas al constatar la presencia de malos olores en los alrededores del kilómetro 51 de la carretera Granada-Nandaime, que aseguran produce la tenería y amenaza la salud de los habitantes de la zona. Las autoridades de epidemiología del Silais-Granada han afirmado que por el diseño de sus pilas, Reptinic esta autorizada para procesar 300 pieles al día y no las más de 900 que procesa.
En 2005, el Ministerio de Salud (Minsa) prohibió a Reptinic botar sus desechos sólidos en el basurero municipal. Los vecinos del sector donde funciona Reptinic han denunciado en diversas oportunidades que el olor es insoportable. “Aquí no se respira aire, se respira podredumbre que viene de esa curtiembre. Ya no se puede venir a la finca, porque uno sale rápido de regreso”, expresó tiempo atrás un finquero.