Nacional

Caso Volz a la espera de lo que diga Apelaciones


Granada
La apelación a la sentencia de Eric Stanley Volz, condenado a 30 años por violación y asesinato en perjuicio de ex novia, Doris Ivania Jiménez, arribó la semana pasada a la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Sur en Granada.
Así lo confirmó el secretario de esta Sala, Armando Mejía, quien a su vez comunicó que el expediente -- procedente de la Sala de Audiencias de Rivas-- aún no ha sido estudiado por los magistrados de este tribunal, por lo que el caso podría tomas varias semanas antes de ser considerado como radicado en el mismo.
El fiscal general de la República, Julio Centeno Gómez, se mostró confiado en que los magistrados del Tribunal de Apelaciones confirmen la sentencia condenatoria. “Ni quiera Dios y pase otra cosa”, porque la Fiscalía ha presentado todas las pruebas, expresó.
Mejía explicó que aún debe confirmarse el procedimiento hecho de la apelación, y si están expresados y contestados los agravios por cada una de las partes procesales, y verificar las pruebas no admitidas por el Juez de Distrito que dictó la sentencia, o determinar si es necesario rehacer pruebas.
“El tribunal lo primero que hace es estudiar si realmente se cumplió con esos requisitos de apelación. Si se apeló en tiempo y si la sentencia es apelable. En caso de que se tramite la apelación, se dicta un auto de radicación o se dicta una resolución declarando improcedente la apelación por las circunstancias que aparezcan al caso”, manifestó Mejía.
Una vez que el tribunal ha dictado el auto de radicación, se convoca a audiencia en un período de cinco días, y luego el tribunal tendrá un plazo de otros cinco días más para dictar su sentencia.
“Pero si el tribunal no considera necesario realizar la audiencia una vez que se ha dictado el auto de radicación, hay un plazo para dictar esa sentencia, un plazo establecido por la ley, pero también hay que ver que el tribunal --compuesto por tres magistrados-- está estudiando una serie de otros expedientes”, señaló el secretario.
El expediente de Volz --compuesto de dos tomos que suman 508 folios-- previamente deberá ser leído y analizado por cada uno de los magistrados del tribunal antes de emitir un proyecto de sentencia.
El Tribunal de Apelaciones de esta circunscripción se encuentra integrado por Francisco Roberto Rodríguez Baltodano, Alejandro Estrada Sequeira y Ángela Gross, presidenta de la Sala.
“Los tres deben ver y estudiar el expediente para luego emitir un proyecto de sentencia, el cual vuelve a ser analizado por ellos mismos para ver si es ratificado por los tres, o si hay votos disidentes”, concluyó Mejía.
Pruebas a favor y en contra
Extraoficialmente se conoce, a través de los diferentes programas televisivos transmitidos por las cadenas estadounidenses y el video producido por la familia de Volz, que la defensa solicitará la admisión de varias pruebas rechazadas por la juez en el proceso.
Entre estas pruebas se cuenta la testificación de ocho testigos negados en el juicio y que afirman la permanencia de Volz en Managua, “a dos horas de distancia de la ocurrencia del crimen” en el municipio de San Juan del Sur, el pasado 21 de noviembre.
También la defensa solicitará que se tomen en cuenta las pruebas periciales tomadas por la Policía y que no fueron utilizadas por la Fiscalía en el juicio, ya que aparentemente se encontraron contaminadas y, según la juez, no ayudaban a facilitar la aclaración del crimen.
Pruebas sin lógica
En el proceso, la juez consideró sin lógica algunas de las pruebas, como el hecho de que de todas las hebras de cabellos encontradas en la escena del crimen, ninguna correspondía a la víctima.
Asimismo, la juez justificó la omisión de las llamadas rastreadas por las antenas de teléfono como evidencias de que Volz se movilizaba desde Managua hasta San Juan del Sur, aduciendo que si bien se podía demostrar el tiempo y el lugar de las llamadas, no así a la persona que las realizó.
Entre las evidencias que pesan en contra de Volz, permanece la foto-tabla presentada por el médico forense, en la que el reo --aunque justifica habérselas realizado al cargar el ataúd de su ex pareja-- muestra excoriaciones producidas aparentemente por las uñas de la víctima mientras intentaba defenderse.
Otras evidencias son las contradicciones entre testigos al momento del alquiler del vehículo que trasladó a Volz desde Managua, pues además de no haberlo alquilado personalmente, una trabajadora de la empresa declaró haber sido inducida a alterar el horario del alquiler del vehículo.
Finalmente, pesa el testimonio de Nelson López Dangla, que asegura haber visto al reo en las cercanías del sitio del crimen en el tiempo registrado por la Policía, pero la defensa apunta a invalidar su declaración, por ser éste un alcohólico confeso, el cual no es digno de confiabilidad en un proceso judicial.