Nacional

Terrateniente hondureño sale a bailar en pleito de Somotillo


Róger Olivas

SOMOTILLO, CHINANDEGA
Tras cuatro días de haber sido secuestrado durante siete horas junto a su homóloga de Puerto Morazán, Juana Téllez, el alcalde de Somotillo, Agresio Alejandro Osejo Sacasa, sostiene que Calé Morales Silva y su esposa, la abogada Janeth Mondragón, son autores intelectuales de los disturbios provocados por una turba de 300 personas la tarde del sábado último en la comarca fronteriza de Palo Grande.
“El comerciante Calé Morales Silva dice haber pertenecido a la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), pero no es cierto, y ahora es ficha política del diputado Marcelino García Quiroz, y desde ya busca la candidatura para candidato a alcalde de este municipio, y quiere poner en mal a nuestra administración”, sostuvo Osejo Sacasa.
“Ahijados” de Marcelino García
En la asonada ocurrida después del cabildo de rendición de cuentas resultaron lesionados con pedradas y garrotes, varios empleados edilicios, el mayor del Domingo González, del Ejército de Nicaragua, y el policía Víctor Solórzano.
Además, destruyeron los vidrios de dos camionetas del Gobierno Municipal de Somotillo, incluyendo la asignada al edil, y causaron destrozos en la camioneta de Edgardo Mondragón Rivera, pariente de la abogada Janeth Mondragón.
Osejo Sacasa acusó el lunes ante la delegación policial y Fiscalía de Somotillo, al matrimonio Morales-Mondragón, al concejal suplente Neftalí Andino, a José Jarquín, miembro del Consejo Sandinista Municipal, y a doce dirigentes comunales de Palo Grande, por los cargos de amenazas de muerte, daños a la propiedad y chantaje.
El alcalde de Somotillo aseguró que además acusará a la abogada Janeth Mondragón, esposa de Calé Morales Silva, a quien tildó como “ahijado político” del diputado sandinista de Chinandega, Marcelino García Quiroz, envuelto en el escándalo del “bananazo”.
Manifestó que la jurista, quien trabajó varios años en la comuna de Somotillo, y que fue despedida por actos reñidos con su profesión, consiguió en Malpaisillo una partida de nacimiento a nombre de Ligia Mendoza, hija del potentado hondureño Oscar Mendoza, quien compró 6,700 manzanas de tierra en la zona de Palo Grande.
Terrateniente catracho en medio
“La acusaré por suplantación de identidad y falsificación de documentos públicos”, dijo el regidor, quien agregó que Calé Morales Silva, quien se erige como defensor de los campesinos, compró a 300 córdobas cada manzana de tierra a favor del terrateniente catracho, Oscar Mendoza, quien según el edil, sólo pagaba 10 mil córdobas de impuestos cuando Mondragón laboraba en la comuna, y ahora le exigen pagar 130 mil córdobas.
El edil de Somotillo mantiene que el móvil de la agresión es político, debido a que Calé Morales Silva fue parte de la conspiración orquestada por el diputado del “bananazo”, quien según Agresio Osejo Sacasa, compró a varios concejales de los municipios del Norte de Chinandega, para escoger a Moisés Moreno Robles, alcalde de Santo Tomás del Nance, como presidente de la Asociación de Municipios del Norte de Chinandega (Amunorchi).
Vida en peligro
Karín García, funcionaria de Recursos Humanos de la alcaldía de Somotillo, relató a EL NUEVO DIARIO que varios facinerosos la golpearon en la cabeza, espalda y mano derecha, por lo que su vida estuvo en peligro.
Por su lado, Benito Mondragón, encargado de Servicios Generales de la comuna, dijo que viajaba en la camioneta azul placas 264-674, cuando fue agredido por la turba, que lanzó garrotazos y doscientas piedras, por lo que asegura que está vivo de milagro.
Policía levanta croquis
Manuel Antonio Lindo Estrada, chofer del automotor, expresó que los revoltosos colocaron una barricada y lo golpearon en el hombro, pierna y cara. “Allí sobresalieron machetes, piedras y garrotes, esa gente estaba alborotada, pero gracias a nuestra sensatez, la cosa no pasó a más”, afirmó.
El capitán Federico Torres, jefe de la Policía de Somotillo, informó a EL NUEVO DIARIO que además de la denuncia del edil, recibieron la queja de Edgardo Mondragón Rivera, por daños a la propiedad, asociación ilícita para delinquir y exposición de personas al peligro.
El oficial afirmó que inspeccionaron el lugar, e hicieron croquis para darle cabida al expediente y remitirlo ante la Fiscalía de Somotillo.