Nacional

Contralor y correligionarios: “Está limpio, todo caducó”

* Una visita “protegida” a Fulvio Palma, para quien la honradez de los funcionarios se mida por la caducidad de sus delitos * Unas cuentas pendientes de la era Alemán que lo obligaron a huir del país, pero que nunca se materializaron en juicios en la era Bolaños

Luis Galeano

El ex presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Martín Aguado, se presentó ayer de manera sorpresiva a la Contraloría General de la República (CGR) en donde se entrevistó por más de una hora con uno de los colegiados liberales.
Aguado es un polémico ex funcionario de la Administración del ex presidente y ahora reo Arnoldo Alemán, quien prácticamente huyó del país en abril de 2002, por los múltiples escándalos de corrupción que estallaron en su contra, y que reapareció en el cumpleaños 61 del convicto “valetudinario”, el pasado 23 de enero de este año.
El presidente de la CGR, Luis Ángel Montenegro, declaró recién aparecido Aguado que tiene “cuentas pendientes” con el Estado de Nicaragua, derivadas de su gestión al frente de esa institución del INSS.
El ex titular del Seguro Social llegó a la CGR a eso de las nueve de la mañana en una camioneta Ford, azul oscuro, con placa salvadoreña P 123-294, y pidió entrevistarse con el contralor liberal Fulvio Palma, quien lo recibió en su despacho por más de una hora.
Las deferencias
Aguado, extrañamente, no se aparcó donde lo hacen los visitantes del ente fiscalizador, es decir, enfrente de la recepción, sino que lo hizo en el parqueo de la parte trasera de la entidad, en donde los colegiados reciben a invitados especiales como embajadores o diplomáticos.
Al salir del encuentro con Palma, Aguado se percató de la presencia de un equipo de EL NUEVO DIARIO que lo esperaba para entrevistarlo, y en otra preferencia hacia él, le permitieron salir por el portón trasero de la institución para evitar encontrarse con este medio.
Correligionarios y leoneses
Consultado el contralor Palma sobre el objetivo de la reunión con Aguado, dijo que no era nada relacionado con la Contraloría o su gestión, porque el ex funcionario no tiene nada pendiente con el ente fiscalizador.
“No hubo nada particular, vino a hablar de cosas generales, de amigos de León que somos, porque además de correligionarios, somos coterráneos”, dijo Palma.
Agregó que se reúnen de vez en cuando en la Contraloría por una o dos horas para conversar de “asuntos generales”, y que en esos encuentros nunca se abordan asuntos relacionados con su gestión al frente del INSS.
¿Cómo hace usted para trabajar en ese tiempo que se supone que lo hace y a la vez conversar por ese largo rato con el señor Aguado?
Bueno es que yo digamos… estoy firmando (documentos) y al mismo tiempo platico con él je, je, je (ríe) pero eso no es todos los días, porque a veces nos vemos en su casa o almorzamos juntos, pero aquí viene una vez al mes si acaso.
“Ya todo caducó”
Le indicamos que el presidente de la Contraloría afirmó hace unas semanas que Aguado tenía asuntos pendientes con la Contraloría, y dijo: “No, él no tiene nada pendiente aquí porque ya todo caducó, todos sus casos ya tienen más de cinco años, y según la ley, las cosas que tienen más de cinco años, ya están caducas”.
Los casos pendientes
Montenegro mencionó como primer ejemplo la compra que hizo de un Bono del Tesoro por nueve millones de dólares que negoció con la empresa minera “Rosario Mining”, que dejó una gran suma en “coima” a Aguado y a otras personas. Este caso ameritaba una acción penal que la Procuraduría nunca emprendió, a pesar de una carta de la Contraloría.
Montenegro también mencionó la compra que hizo el INSS bajo la dirección de Aguado, al Banco de la Producción (Banpro) de unos Bonos para Pagos de Indemnización (BPI) con un enorme sobreprecio, un caso que encaminaba también a Aguado a los juzgados, pero que se detuvo por la misma inercia de los funcionarios en la Administración Bolaños.
La entidad del Seguro Social pagó al Banpro C$240,729,671.65 por 2,287 BPI, cuando la Bolsa de Valores establecía que el Valor Máximo a Pagar por esos títulos tenía que haber sido C$157,430,298.06. El pago de más en perjuicio del INSS era de C$ 83,299,373.59.
Para Palma, la honradez es cuestión de caducidad
“Son casos que no ameritan ninguna acción legal, se puede decir que está limpio. Lo de (las declaraciones de) Luis Ángel (Montenegro) esa es su apreciación personal, porque yo te digo: las cosas ya caducaron”, dijo Palma.
El contralor afirmó que Aguado se dedica actualmente a asuntos de una finca que tiene en La Paz Centro, pero no quiso brindar más detalles, porque dice son asuntos privados que él con costo conoce.