Nacional

Albanic debe liquidarse de acuerdo con la ley


Los accionistas de la empresa Alba Petróleos de Nicaragua (Albanic), que está en proceso de liquidación, deberán cumplir con la formalidad del cierre y luego decidir si venderán o donarán las plantas generadoras de energía a la Generadora Eléctrica Central (Gecsa), para que ésta cumpla con los requerimientos en la ley, considera el diputado Agustín Jarquín Anaya.
Según Jarquín Anaya, las plantas energéticas que vinieron a nombre de Albanic, pueden pasar a formar parte de los bienes del Estado hasta que Albanic decida qué hacer con ellas, si las vende o las dona.
En caso de que las venda, Gecsa deberá cumplir con los trámites que exige la Ley de Contrataciones del Estado, Ley 323. Explica Jarquín que el procedimiento establecido, tomando en cuenta la emergencia energética, pasa por solicitar una dispensa de trámite a la Contraloría General de la República. De hecho, “hay mérito para la no objeción”, es decir, para obviar los pasos establecidos cuando el Estado realiza una compra.
“Gecsa es una empresa del Estado, por eso el señor Martínez Tiffer ya debería haber solicitado (la dispensa de trámite) lo que establece la Ley de Contrataciones del Estado y así evitar la compra directa, porque hay una razón de urgencia”, expresó el diputado, quien agregó que cuando se da una donación al Estado “simplemente se notifica” a los entes encargados. Si Albanic cierra, está en la obligación de hacer un cierre contable.
“Albanic es una entidad de registro privado, y al cerrarla tiene que proceder con la formalidad del cierre”, dijo Jarquín.
El 40% de las acciones de Albanic le corresponde a la Asociación de Municipios de Nicaragua (Amunic) y el restante a Petrocaribe, subsidiaria de Petróleos de Venezuela (PDVSA), quienes decidirán sobre el futuro de todos los bienes de la empresa.
El cierre de Albanic no perjudicará ni beneficiará a las municipalidades, debido, según Jarquín, a que “ni les afectó ni les benefició” mientras la empresa existió.
“Salvo las primeras pipas que vinieron por el Rama, las expectativas de los alcaldes quedaron en eso, en expectativas”, dijo.