Nacional

Brote de histeria en colegio de Bilwi

• Exámenes y clases suspendidas • Padres acuden a asistir a hijas • Director piensa en “una limpia”

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN.
Un nuevo brote de histeria colectiva se desató en el Colegio Anglicano de esta ciudad, donde ya suman diecinueve las estudiantes afectadas por este mal que ha impuesto la suspensión de las clases y de los exámenes (segundos parciales), los que estaban previstas a dar inicio ayer lunes.
Según el director del centro, profesor Enrique Espinoza, los primeros casos se presentaron el pasado jueves a eso de las tres de la tarde, continuaron el viernes, y ayer lunes la situación fue peor, debido a que era imposible controlar a las estudiantes que entraban en shock.
La histeria colectiva es también conocida como Grisi Signis en las comunidades indígenas, especialmente en el río Coco, donde en años pasados se presentaron decenas de casos, a tal grado que el Ministerio de Salud se vio obligado a contratar los servicios de una médico tradicional conocida como sukia o curandera, que fue llevada al lugar del problema para darle solución.
En los últimos años, algunas escuelas e internados de universidades ubicadas en el casco urbano de esta ciudad se han visto afectadas por este tipo de ataques, que muchos relacionan con hechizos, el duende o prácticas de magia negra, entre otras causas.
Sin embargo, no existe una explicación clara basada en una investigación científica que demuestre las causas principales del Grisi Signis, una enfermedad que, extrañamente, sólo ataca a los indígenas, y se caracteriza por pasarse de una persona a otra, cuando una persona que ya esta afectada menciona el nombre de la otra.
Cuando el Grisi Signis afecta a una persona, ésta llega a reaccionar de forma violenta, corre con los ojos cerrados, se interna en el monte e incluso corre el riesgo de morir ahogada si cae en un pozo o se mete a un río; además, que llegan a tener mucha fuerza, a tal grado que para poder controlar a una sola persona se necesitan otros diez que la sujeten.
Hasta ayer, los padres de familia se habían estado haciendo cargo del tratamiento de sus hijos, en cambio el director del centro mira la posibilidad de tener que hacer una “limpia” en el centro para poder restablecer la normalidad, ya que de lo contrario va ser difícil poder continuar con las clases y los exámenes que fueron suspendidos.
Además, la dirección del centro teme que muchos padres de familia decidan retirar a sus hijos por el problema, y la retención escolar se vea afectada.