Nacional

“Ejército responderá si hay represalias”

* Seguramente va a haber reacción, es gente de mucha plata”, advierte el jefe del Ejército * “Pero aquí estaremos para que esas lacras no regresen”, concluyó sentenciando

Oliver Bodan

El general Omar Halleslevens, jefe del Ejército de Nicaragua, dijo ayer que nuestro país está listo para responder a cualquier acción de represalia que intente realizar el cártel mexicano de Sinaloa, tras ser desarticuladas sus estructuras aquí.
“Seguramente va a haber reacción e intento de volver a instalar el cártel de Sinaloa, porque México está a un paso de Nicaragua y hay muchos intereses, hay mucha plata de por medio en este tipo de delitos”, afirmó Halleslevens.
“Aquí estaremos nuevamente con nuestros aparatos de inteligencia haciendo lo posible” para que “esa lacra” no regrese y genere un clima de inseguridad como el que viven México y Guatemala, “donde el narcotráfico tiene un nivel de penetración bastante grande”, dijo el jefe militar.
“Este golpe que se le acaba de dar (al narcotráfico) en este momento es más grande. Quebrar una estructura de la capacidad que tenía el Cártel de Sinaloa significa tener mucha información”, señaló.
El segundo jefe de la División Antidrogas de la Policía Nacional, comisionado Esteban Guido, declaró el jueves a EL NUEVO DIARIO que el cártel había enviado a Nicaragua ocho sicarios con la misión de asesinar a delincuentes y autoridades que colaboraban con ellos.

Mexicanos más agresivos
A diferencia de los narcotraficantes colombianos, característicos por su agresividad, los mexicanos utilizan la “diplomacia” para fijar contactos y establecer su estructura, aseguró el comisionado Esteban Guido, segundo jefe de la División Antidrogas de la Policía Nacional.
Además, implementaron “células operativas”, una técnica sumamente efectiva para el trasiego de drogas en todo el territorio nacional, que por varios meses dificultó a las autoridades policiales detectar cómo estaban operando, y en consecuencia poder capturar a los cabecillas.
“Los mexicanos arman células de trabajo. Un grupo que se dedica a la actividad operativa, otro grupo que se dedica a la actividad logística y otro grupo que se dedica a las actividades de seguridad”, explicó el jefe policial.
“Y eso se manifiesta en el mismo hecho de que este señor ‘Hazmi’, viene a Nicaragua. Él conforma una empresa que se llama “Estrella del Mar”. El grupo que él quería como seguridad. Hace su grupo de logística y su grupo de transportación”, detalló.
Guido destacó que, aunque no incautaron cocaína, la “Operación Fénix” asestó un duro golpe al Cártel de Sinaloa.
“Nuestro sistema procesal penal ya no necesita del cuerpo del delito, el sistema inquisitivo lo requería. Ahora lo que se quiere son las evidencias, hay libertad probatoria, de distintas formas se puede probar el delito, la ley nuestra establece lo que es el delito de financiamiento”, afirmó.
“Nosotros aquí en Nicaragua estamos acostumbrados a ver que Juan Pérez sube como la espuma, y todo el pueblo dice que anda con el trafico de droga, pero nadie está dispuesto a enfrentar un hecho. Y otro de los grandes dilemas que hay es, que a la hora de agarrar la droga y trasladarla, las grandes cabezas no se miran”, añadió.
“Entonces, de qué sirve que nosotros agarráramos tres mil kilos de cocaína de esta organización en Masachapa, mil 800 en San Juan del Sur, otras cantidades en Puerto Sandino, hay otros detenido en el sector de la entrada de Malpaisillo, pero siempre nicas”, insistió.
Destacó la importancia de golpear la estructura del Cártel en lugar de incautar cocaína: “Nosotros alegres con grandes cantidades, pero la estructura nada. En el avión íbamos a agarrar a un piloto, tres personas y los kilos, pero qué pasa con la estructura”.
“Eso más bien nos degenera la sociedad, porque vamos metiendo presos y lo que estamos haciendo es incrementando la cantidad de ciudadanos nicaragüense que se están vinculando a la actividad de droga”, afirmó.
“Nosotros les echamos presos cinco, buscan otros cinco, y les echamos presos esos cinco buscan otros cinco, ya 15 involucrados en la actividad de droga. ¿Qué va a pasar dentro de diez años, siendo un país chiquito? Que todo el mundo va a estar metido y relacionado con la actividad de droga. Entonces, nosotros tenemos que diseñar una estrategia de enfrentamiento”, finalizó.

RECUADRO
Furgones estaban caleteados
Alberto Cano
Jinotepe, Carazo
Cuatro de los cinco furgones requisados por la Policía Nacional como parte de la “Operación Fénix” estaban caleteados. Las autoridades también descubrieron once compartimentos con capacidad para trasladar de 3 a 4 mil kilos de droga, según el comisionado Buenaventura Miranda Fitoria, jefe de la Policía en Carazo.
Toda la noche del jueves y parte de la madrugada del viernes, expertos en droga de la Policía Nacional inspeccionaron minuciosamente los cinco furgones y rastras confiscadas en una propiedad a la salida de Diriamba, adquirida por el mexicano Carlos Guillermo Alvisur Rodas.
Alvisur fue detenido en Tipitapa y es señalado por las autoridades como uno de los principales cabecillas del temido Cártel de Sinaloa, que a juicio de las autoridades fue desarticulado por completo en Nicaragua.

Equipo infrarrojo
En uno de los furgones con placa del departamento de León, la Policía descubrió dos equipos infrarrojos que también se usarían en una operación narco de gran envergadura, y las autoridades no descartan que en los furgones se haya trasegado drogas, de acuerdo con el testimonio del vigilante de la propiedad, Francisco Martínez Flores, de 60 años.
Martínez afirmó que los furgones eran movidos del parqueo donde originalmente se mantuvieron.
Todo lo anterior confirmó que en la propiedad adquirida por Alvisur Rodas funcionaba una especie de puesto de mando, ya que en una pequeña bodega se encontraron varias cortadoras para caletear vehículos, lijadoras para este mismo trabajo, equipos de acetileno, pulidoras, cintas para empaque de drogas y otros materiales empleados para empacar dinero.

Subir