Nacional

Despedidos protestan y Herrera los refuta

* Algunos reclaman su fuero sindical y lanzan acusaciones que Ruth Selma rechaza punto por punto

Luego que varios sindicalistas fueron despedidos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) por haberse negado a trabajar en Semana Santa, en el plan de emergencia para la distribución de agua en los barrios capitalinos, éstos solicitaron a la Contraloría General de la República (CGR) que realice una auditoría en esa empresa estatal, porque, presuntamente, se están cometiendo actos ilegales.
En tanto, la presidenta de la empresa aguadora, Ruth Selma Herrera, dijo tener disponible la información que demuestra todo lo contrario. Y es que según Allan Carballo, Augusto Quintanilla y Julio Calderón, miembros del Sindicato Freddy Aguilar Bermúdez, de la Unión Nacional de Empleados, de filiación sandinista, denunciaron que fueron despedidos por Herrera a pesar de gozar del fuero sindical.
Carballo, también dirigente sindical de Enacal, aseguró que no fueron a trabajar los días de Semana Santa cuando estaba la emergencia, y por eso fueron corridos. Justificó que a ellos nunca, ni verbal ni por escrito, se les comunicó que era obligado el trabajo durante esos días. "Nunca se nos dijo que era obligatorio trabajar", dijo Carballo, quien aseguró que durante la comisión bipartita integrada para analizar el despido de los dirigentes sindicales, no se les permitió el derecho a la defensa.
"Están matando a pellizcos al personal", aseguró Quintanilla, al referirse que la presidenta de Enacal. Por lo menos está corriendo a una persona diariamente. Pero, además, los sindicalistas denunciaron que las pipas que son utilizadas para el plan de emergencia no fueron desinfectadas, por lo que en muchos barrios se distribuyó agua contaminada con sarro y residuos de grasa.

Herrera desmiente
Sin embargo, Herrera dijo en conferencia de prensa este jueves, que es lógico que alguien se moleste porque los retiraron. “En este caso hay unos jóvenes a los que retiraron porque no quisieron trabajar en los días del plan de emergencia, y ellos tenían la semana siguiente a cambio de la Semana Santa”, refirió la funcionaria, quien también desmintió que hayan corridos diariamente.
“Es una falsedad, porque en términos generales tenemos una relación muy estable, imaginate que en una empresa donde hay 4 mil trabajadores, la cantidad de personas que han sido despedidas ha sido muy poca, unos 100, cuando mucho”, relató Herrera, quien añadió que unos 40 fueron despedidos del área de los acueductos rurales porque se quedaron sin presupuesto desde febrero de 2006.
Asimismo, el ingeniero Guillermo Aráuz, quien dirigió el plan de emergencia por parte de Enacal durante la Semana Santa, negó la denuncia de los sindicalistas de la supuesta agua contaminada por sarro, y afirmó que las pipas utilizadas en la distribución de agua, pasaron un proceso de limpieza y cloración. "Hasta ahora no hemos recibido denuncia por supuesta contaminación de agua", aseguró.

Los celulares
Para los sindicalistas, los actos de corrupción en los que ha incurrido supuestamente Herrera son, entre otros, la contratación de 18 pipas sin ninguna licitación. Además de la contratación de 100 teléfonos celulares que fueron entregados a funcionarios de esa institución. "Dijeron que eliminarían los celulares, pero más bien contrataron más servicios", dijo uno de los sindicalistas.
“Cambiamos el contrato con la empresa de telefonía que había antes porque negociamos una tarifa más baja, negociamos mejores condiciones, un tratamiento más ventajoso. Hemos reducido el número de celulares, el número de minutos, el número de combustible que gastamos y las cuentas de Enacal están abiertas a ustedes desde el inicio”, dijo en respuesta a los sindicalistas la presidenta de Enacal.
Añadió que redujo de 300 a menos de 100 celulares desde que entró como presidenta de Enacal, además de reducir casi a la tercera parte la cantidad de minutos, y las personas que tienen celulares son los delegados de Enacal, además de los trabajadores que cuidan los pozos, porque tienen que avisar si se fue la luz, si se cayó el sistema, y llaman al puesto de mando central para decir que no hay luz, por ejemplo, relató la funcionaria, quien aseguró que sólo en Enacal central redujeron casi 80 plazas fijas de celulares a menos de 10.