Nacional

Juicio oral y público a ex empleado de EmbUSA


Este viernes 20 de abril se decidirá en juicio oral y público la suerte del ex asistente financiero de la Embajada de Estados Unidos, Santiago Alfonso Baldizón Álvarez, de 35 años, quien está acusado por la presunta autoría del delito de estafa hasta por 921 mil 80 córdobas, aunque él niega haber cometido delito alguno y se declara “víctima del imperio”.
El acusado dice que su ex jefe, Michael Poehlitz, lo denunció ante las autoridades sólo porque le reclamó sus prestaciones sociales, sin embargo, la fiscal auxiliar penal Grethel Fernández, demostró con el intercambio de información y pruebas en mano, que la defensa Noel Salazar no ofreció ninguna copia de demanda laboral para acreditar que la acusación supuestamente es una consecuencia de un reclamo laboral.
Días atrás, Baldizón Álvarez se personó en EL NUEVO DIARIO para explicar que trabajó en la Embajada desde junio de 1999 hasta el cinco de enero de este año, cuando renunció por supuestas presiones de Poehlitz, agregado de seguridad diplomática, y del oficial financiero Lee Thompson.

Carta de renuncia
Sin embargo la Fiscalía tiene en su poder la carta donde Baldizón Álvarez renuncia de forma voluntaria a su trabajo, donde era considerado una persona de confianza.
No obstante, Baldizón apuntó que en el Ministerio del Trabajo hay constancia de su demanda laboral, así como en el Juzgado Cuarto Local Penal de Managua, donde querelló por injurias y calumnias a la representante de la sede diplomática, Stanwin Arno Becton, quien fungió como asistente de la oficina regional de seguridad de la Embajada desde el 3 de abril de 2001 al 27 de abril del 2004.
Por medio de la Oficina de Recepción y Distribución de Causas de los Juzgados de Managua, se confirmó la existencia de la querella, la cual fue interpuesta por Baldizón el 26 de junio de 2000, pero éste no informó si ganó el juicio o no. Tampoco presentó sentencia alguna como prueba de descargo en el juicio que se le sigue en el Juzgado Sexto Penal de Juicio por la estafa, la que fue presentada en los juzgados el once de diciembre de 2006.
Con la acusación en mano, la fiscal Grethel Fernández explicó que acusaron a Baldizón, porque como asistente financiero tenía la responsabilidad de velar por el correcto pago de las facturas de los servicios de mantenimiento de la flota vehicular de la sede diplomática y alimentación para los guardas internos y externos del lugar.

Alteración en facturas
La Fiscalía señala que Baldizón recibía las facturas a pagar, hacía el informe e iba a caja a retirar el dinero, pero supuestamente perjudicó el patrimonio de la Embajada a través de 255 transacciones en las que, en apariencia, hubo alteración de los montos en dinero en las facturas, incremento en el valor real del servicio contratado y duplicación de gastos.
El Ministerio Público señala en la acusación que los funcionarios de la sede diplomática se dieron cuenta de lo que estaba pasando el cinco de enero de 2005, cuando decidieron investigar por qué los proveedores de servicios nunca les mandaban las copias de las facturas con el sello, dando por cancelada la deuda.
La Fiscalía dice que cuenta con un testigo que trabajaba en el taller de mecánica que le prestaba servicio a la Embajada, que dijo en el juicio que el acusado les facturaba determinada cantidad, luego los llamaba por teléfono, los citaba en una gasolinera, les pedía que le regresaran el dinero, que por error les había pagado de más, y cuando le reclamaron, les habría amenazado con quitarles el contrato de servicios con la sede diplomática.

Se declara inocente
Sin embargo, el aludido declaró en END: “Yo soy inocente de toda acusación y cualquier tipo de delito que ponga en duda mi honradez, dignidad y reputación, además, son ellos quienes están cometiendo un delito en contra de un nicaragüense”.
Finalmente, dijo que sus funciones laborales eran sólo de información financiera e información específica de la seguridad de la Embajada.
El juicio para Baldizón arrancó el lunes de esta semana, continuó el miércoles y el jueves, y se espera que culmine este viernes. El imputado está enfrentando el proceso en libertad.