Nacional

Terapia floral y agua de mar

* Ministra graduada en “Reflexología” pretende limpiar de energía negativa a sus trabajadores * Contrata a experta que dio consultas por 120 córdobas para empleados mayores y 70 para menores, y todos debían llevar su botella para el agua * Secretario General dice que el Marena ahora cuida el cuerpo y la mente, y que pretenden abrir clínica en el Ministerio en el lugar que ocupó la Dirección de Desechos Sólidos

María Haydée Brenes

Mientras las “malas vibras” fueron uno de los motivos para que el presidente Daniel Ortega no despachara desde la Casa Presidencial, en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena), una de sus “gurús” pretende limpiar de energía negativa a los trabajadores para que se desempeñen mejor.
Un correo electrónico enviado por la titular de Marena, licenciada Amanda Lorío Arana a todas las instancias de esa institución del Estado el pasado nueve de abril, dio inicio a lo que supuestamente serán una serie de consultas con la doctora María Teresa Hilari, médica internista, especialista en homeopatía y terapia floral, de acuerdo al currículo descrito por la licenciada Lorío en su misiva.
Cabe destacar que Lorío Arana, graduada en Reflexología --una técnica oriental que ayuda a equilibrar el nivel energético corporal estimulando el propio mecanismo de autocuración del cuerpo-- posee una clínica de medicina alternativa, y entre sus clientes destacan el presidente Ortega y la primera dama Rosario Murillo.

Pago diferenciado
También en su carta la licenciada Lorío informó a los trabajadores que las consultas que se realizaron en las instalaciones del Marena en el sitio que ocupó la Dirección de Desechos Sólidos --los días 11, 12 y 13 de abril pasado-- tendrían un costo diferenciado: 120 córdobas para oficinistas y 70 córdobas para personal de apoyo como conserjes, vigilantes y conductores.
“El costo de la consulta no incluye el valor de la medicina. Se les recomienda llevar consigo un recipiente plástico vacío, higiénicamente limpio para el agua de mar, que es parte del tratamiento que suele recomendar”, cita el escrito.

Un sondeo previo
Al consultarle a Raomir Manzanares, Secretario General del Marena sobre la actividad, confirmó que se dio atención médica a los trabajadores porque se está haciendo un sondeo, pues la intención final es ubicar dentro de las instalaciones de la institución una clínica para que los empleados atiendan sus dolencias.
“El medio ambiente pasa por nuestros cuerpos y es por eso que la Dirección ha tomado las medidas en coordinación con Recursos Humanos, de desarrollar un sinnúmero de acciones como consultas médicas, que ya las efectuamos, estamos coordinando con una organización internacional atención a mujeres para determinar problemas de cáncer”, señaló Manzanares.
EL NUEVO DIARIO preguntó a Manzanares si el servicio médico para los trabajadores fue licitado, tal como manda la Ley de Contrataciones del Estado, y la respuesta fue que no se licitó porque sólo fue un sondeo para la instalación futura de una clínica cuyos servicios sí serán licitados.
Te puedo decir --agrego Manzanares-- que la persona que vino fue una profesional de la salud alternativa que atendió nuestra invitación, y no hizo cobros excesivos, en total fueron 33 personas las que visitaron la consulta, tanto directores de área como otros trabajadores, porque esto no fue una atención seleccionada. Nos alegra que se destaquen estas buenas acciones.

Cuerpo y mente
“Para nosotros esto fue un sondeo aceptable, no tengo en las manos los nombres de quiénes pasaron consulta, pero puedo decirte que en este ministerio hay personas que andan cargadas de mucha presión, y nuestra posición es que en este Marena se mantengan los cuadros técnicos que tenemos, porque son necesarios, por eso hay que velar por sus problemas de salud”, expresó.
También Manzanares --quien destacó que su posición ha cambiado ahora que está dentro de este ministerio y ve de cerca la urgente necesidad de una mayor atención para cumplir la misión que les fue confiada--, dijo que se atendió a pocas personas porque no fue una atención sólo de cuerpo, sino de la mente.

No somos el mismo Marena
Sin embargo, antes de responder a nuestra pregunta sobre la consulta a los trabajadores, el Secretario General de la institución señaló que “no son el mismo Marena, despreocupado por los trabajadores, sino otro más cercano a la gente”.
“Como Secretario General yo miró la parte interna del ministerio, y antes de contestarte eso --de la consulta-- contestaré las cosas buenas, al final te contestaré tu pregunta, y es que ahora en este ministerio hay una decisión de la dirección superior de atender los problemas de los trabajadores no sólo en salud sino de transporte, sus relaciones interpersonales dentro de la institución, por eso buscamos crear un ambiente de fraternidad y compañerismo, y esto es atender sus necesidades como seres humanos, porque si hablamos del cuido del medio ambiente estamos hablando de seres humanos”, dijo.
Manzanares expresó que por ahora en el Marena están abocados a atender la situación del comedor que dejó de funcionar con la administración pasada, el cual sí licitarán, pero no quieren cualquier comedor, sino uno con un menú que atienda las necesidades nutricionales de los trabajadores.
“Estamos preocupados por los desechos sólidos que se generan, por la energía que se gasta, por buscar financiamiento para las actividades deportivas que antes no eran apoyadas, para ayudar a los trabajadores”, concluyó.

Sorpresa e incredulidad
Algunos trabajadores del Marena abordados por EL NUEVO DIARIO sobre la consulta médica, manifestaron que la llegada del correo de la ministra Lorío los llenó de sorpresa e incredulidad.
“Cuando vi que aquí nos iban a dar consultas y que las pagaríamos, pensé que algo había pasado con la atención médica que nos brinda la clínica por medio del Seguro Social, así que llamé a donde me atiendo, y me dijeron que todo estaba normal, y hasta me preguntaron si se había dicho algo sobre un cierre del contrato”, señaló una trabajadora.
Otro trabajador expresó que ni siquiera se les preguntó si alguien estaba interesado en medicina alternativa, porque si a él le hubiesen consultado sobre qué tipo de médico se necesitaba en las instalaciones, hubiesen solicitado la llegada de un dentista, lo que a su parecer es más urgente.
“No toda la gente cree en esa gente que cura con hierbas y energía, yo creo que a esa señora que vino le fue bien, porque los clientes estaban como se dice ‘amarrados’, porque era más fácil decir que ibas a esa consulta que pedir un permiso para ir a una previsional”, manifestó.