Nacional

Operativos en Nandaime, Carazo, Granada y Rivas


En Carazo, a la salida de Diriamba, las tropas especiales cercaron al mediodía de ayer una propiedad ubicada detrás del mercado campesino, inmueble que aparece registrado como patrimonio del mexicano Carlos Guillermo Alvisur Rodas, y en su interior se encontraron cinco cabezales con sus respectivas rastras, vehículos que fueron caleteados para transportar droga, según explicó el comisionado Denis Tinoco, Jefe de Auxilio Judicial.
“Están en perfectas condiciones y preparados para trasladar entre tres o cuatro toneladas de droga. Es más, uno de los furgones hasta cuenta con sistema de enfriamiento”, dijo.
Ésta fue una de al menos 10 operaciones que realizó ayer la Policía en distintos puntos del país, tras la desarticulación total del Cártel de Sinaloa.
Con esta ocupación, a juicio de Tinoco, se comprueba el grado de peligrosidad de los narcos y la magnitud de las operaciones que realizarían en Nicaragua, no obstante, el oficial valoró como positivo que toda la “Retaguardia” o “Logística” de los mexicanos fue duramente golpeada desde ayer en el país con los operativos simultáneos que fueron montados.
Ayer mismo y ante la presencia de los fiscales, expertos de la Policía buscaban incesantemente indicios de droga y aplicaban a los furgones la prueba de Ioscan, lo que al final demostrará si hubo o no transportación de droga.
El vigilante de la propiedad, Francisco Martínez Flores, de 60 años, dijo que a él lo contrataron unas personas de Managua que nunca dan la cara, y que le pagaban por el servicio de vigilancia tres mil córdobas mensuales.
Según el encargado de la vigilancia, nunca vio nada extraño, aunque confirmó que los furgones salían de los galerones donde fueron encontrados, sobre todo el que cuenta con sistema de enfriamiento.
En una improvisada bodega, la Policía también ocupó varias cortadoras para caletear los vehículos, lijadoras para este mismo trabajo, equipos de acetileno, pulidoras, cintas para empaque de drogas y otra buena cantidad de las que se emplean para empaque de dinero, lo que para las autoridades deja claro que el hermoso predio adquirido por los narcos en Diriamba, era uno de los principales desde donde dirigían las operaciones.
En Granada, la Dirección de Auxilio Judicial y antinarcóticos allanó dos sitios.
Los agentes requisaron en la comarca de Veracruz, Nandaime, la finca de Carlos Cisnado Aguilar, padre de Carlos Cisnado Pasos, señalado como uno de los cabecillas del Cártel de Sinaloa en Nicaragua.
En el terreno que colinda con la costa del Lago Cocibolca, la Policía requisó la casa- hacienda e hizo análisis a un camión encontrado en la propiedad y a otros medios de transportación.
La Policía explicó que la finca pertenece al padre de Cisnado y comprobó que es de uso exclusivo para la crianza de ganado, descartando que el lugar pudiera funcionar como puerto para el trasiego de narcóticos a través del lago.
Por otro lado, los agentes allanaron parte de la bodega Prego, en el municipio de Granada. Los agentes indicaron no haber encontrado nada significativo, no obstante, fuentes extraoficiales, aseguran haber encontrado dos yates, un barril de combustible y una caja con documentos que fueron ocupados.
La empresa Prego, antiguamente dedicada a la producción de jabones, fue adquirida desde la década de los noventa por capital mexicano, donde según las fuentes, Cisnado había adquirido parte de las bodegas para guardar vehículos y otros medios.
Por su parte, en Rivas la Policía Nacional ha ocupado más de 1,000 cabezas de ganado en tres fincas allanadas en poder de personas sospechosas de estar vinculadas con la banda de narcotraficantes del Cártel de Sinaloa.
Dos de estas propiedades están a nombre de Carlos Salvador Cisnado Aguilar, quien es el papá del chontaleño Carlos Gustavo Cisnado Pasos
Además de los animales, la Policía ocupó una escopeta 12, un rifle calibre 22, un magazín de fusil AK con 22 proyectiles, 41 cartuchos de escopeta y seis proyectiles de rifle 22.
Los semovientes fueron dejados en depósito del mandador de la finca de nombre Germán Flores Sandoval.
Una de las propiedades tiene una extensión de 293 manzanas, y curiosamente está ubicada frente a una pista de aterrizaje que pertenece a la empresa azucarera del sur (Cazur), antes conocida como el Ingenio “Benjamín Zeledón”.
En esta finca, la Policía ocupó la tarde de ayer una escopeta 12, 304 cabezas de ganado y un caballo que fueron dejados en depósito al mandador José Lino Cabrera García, ya que la Policía de Rivas, no tiene lugar donde ubicar los semovientes.
La tercera finca allanada es la Miramar, ubicada en el municipio de Tola, que aparece a nombre de una sociedad en la que sobresalen los guatemaltecos Carlos Rodríguez y Jorge Leal, y es administrada por la nicaragüense Ucrania Carina Iglesias Rodríguez, pero a la hora del allanamiento sólo se encontró al mandador de nacionalidad guatemalteca Erin Montejo Pérez, de 32 años.
En esta finca de 1,208.4 manzanas la Policía ocupó 873 reses, 26 bestias de campo (caballos criollos), 15 equinos de raza, una computadora, dos escopetas 12 y un radio base. Cabe destacar que también en este caso los semovientes quedaron en depósito del mandador.